A.LANGE & SÖHNE: CLÁSICOS CONECTADOS

La artesanía relojera brilló en el show de autos Classic Days, uno de los mayores eventos de automóviles clásicos en el mundo que se celebra desde hace 15 años en Alemania. Los jardines del Castillo Dyck fueron el escenario de la pasión por el diseño y la perfección mecánica.


La firma atesora los elementos analógicos como contrapeso de un mundo cada vez más digital. Como muestra de esto es que solo fabrica unos pocos miles de relojes pulsera en oro y platino por año.

Los engranajes de una máquina, su sistema y funcionalidad requieren de precisión y excelencia en su trazo, exigen un culto por el detalle. La capacidad para crear objetos utilitarios, como un auto o un reloj, con detalles que los convierten en piezas de arte es lo que une estos dos rubros, el automotor y la relojera en sus versiones de lujo.

A. Lange & Söhne es socio exclusivo del evento automovilístico Classic Days desde 2015. También está vinculado a otros alrededor del mundo, como el Concorso d’Eleganza Villa d’Este, en el Lago de Como (Italia) y el Concurso de Elegancia en el palacio de Hampton Court, cerca de Londres.

Wilhelm Schmid, CEO de A. Lange & Söhne desde el 2011, ve afinidades naturales en esta asociación: un diseño atemporal, la perfección mecánica y la maestría artesanal, valores clave a los que la marca relojera alemana se ha dedicado desde su creación en 1845. “Esto es algo que la firma comparte con los fanáticos y coleccionistas de vehículos antiguos. Y es por eso que quienes aman los relojes mecánicos sofisticados a menudo también tienen debilidad por los autos clásicos, y yo soy uno de ellos”, explica Schmid.

Durante el Classic Days, celebrado en los jardines del castillo Dyck, cerca de Düsseldorf, en la región de Renania (Alemania), se exhibió la historia cultural de automóviles clásicos, como Mercedes Benz, Volkswagen, Fiat, Bugatti, Bentley, Abarth, Porsche, entre otros. Aquí, se reunieron cientos de apasionados de la artesanía mecánica que ahora, en estos tiempos de velocidad y tecnología dominantes, se convierte en un estilo de vida.


En el 2018 se fabricó el reloj 1815 Tourbillón Handwerkskunst para conmemorar los 200 años del nacimiento de Ferdinand Adolph Lange, fundador de la firma.

EL VALOR DE LO ARTESANAL
Cuando conduzco un automóvil clásico o uso un reloj mecánico, me siento conectado con el mundo. Si estoy trabajando en mis autos, me siento cerca de las personas que los fabricaron y siempre me sorprenden los detalles que se les ocurrieron. Es una sensación similar cuando escucho el tictac de un reloj mecánico. Para mí, es un poco como el latido de la vida misma”, dice Schmid.

Toda esta maestría relojera es la que se transmitió en el Classic Days a inicios de agosto pasado. Entre los autos clásicos, las celebridades y las leyendas de los deportes de motor, este año por primera vez A. Lange & Söhne creó la casa A. Lange, un espacio ambientado dentro del invernadero del castillo con una temática que giró en torno a una versión gigante del modelo Zeitwerk Date. La exhibición mezclaba a artistas sajones: grabadores del distrito de Glashütte, pintores de porcelana de Meißen y fabricantes de violines de Vogtland. Además, los visitantes fueron testigos de cómo se ensambla un reloj Lange y descubrieron su nueva creación: los Lange 1 25th Anniversary.

El valor de la manufactura artesanal y ese viaje en el tiempo dejaron claro que el poder del diseño permite descubrir historias de creación y evolución. Es contemplación y emoción.


Los relojes de A. Lange & Söhne se ensamblan dos veces para garantizar su precisión.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *