A.LANGE&SÖHNE: MAESTRIA TÉCNICA

Los relojes Grand Lange 1 y Lange 1 Daymatic son la séptima y octava entrega de un total de diez modelos que se han fabricado especialmente para conmemorar el 25 aniversario de la creación del original Lange 1. Es tan exclusivo que solo se han creado 25 ejemplares de cada uno.


Esta nueva versión en oro blanco con toques azules tiene la esfera descentrada y sobre ella, sin sobreponerse y más ampliadas, son visibles la gran hora, la fecha y la reserva de marcha.

Lo especial en ambas piezas es la delicadeza de sus detalles y lo imperceptible de sus enormes cambios. Casi un juego de acertijos para especialistas y fanáticos de uno de los relojes más representativos de A. Lange & Söhne.

El Grand Lange 1 se diferencia del Lange 1, creado hace 25 años, por su esfera más grande: es 2,5 mm mayor, un dato solo observable al comparar las dos piezas juntas. Esta nueva versión en oro blanco con toques azules tiene la esfera descentrada y sobre ella, sin sobreponerse y más ampliadas, son visibles la gran hora, la fecha y la reserva de marcha.

Pero el cambio no es solo estético. Como los ejes de las agujas debían moverse hacia afuera, se desarrolló un sistema a su medida. Así, el Calibre L095.1, de cuerda manual, se fusiona a la construcción de manera absoluta. El mayor diámetro de su mecanismo, de 34,1 mm, almacena una estructura más compacta con un solo barrilete. El resultado es una caja de 41 mm más baja, pero con la misma reserva de marcha de 72 horas que la del Lange 1.

Esta minuciosa elaboración es evidente a través del fondo de cristal de zafiro: son 397 piezas culminadas a mano. El cojinete tiene 42 piedras, siete de ellas con pulido intenso y sujetadas por engaste de oro con tornillos pavonados. La oscilación se halla bajo un puente de volante grabado a mano.
En su diseño, el color azul es el sello y aporta elegancia a la esfera plateada, al igual que la correa de piel de cocodrilo en el mismo tono. Todo bajo la firma de la colección 25th Anniversary, que parece proteger la gran fecha.

LANGE 1 DAYMATIC: EXCELENCIA HECHA A MANO

La octava entrega con motivo de esta celebración es el Lange 1 Daymatic 25th Anniversary. A primera vista quizá no se encuentren diferencias con su predecesor, pero si observamos detenidamente, notaremos que cambia en un punto funda-mental: las esferas descentradas ahora están invertidas.

El Daymatic presenta las horas y los minutos a la derecha, mientras que el pequeño segundero está a la izquierda, al igual que la gran fecha.
En lugar de una pantalla que indique la reserva de energía, como en el modelo a cuerda, el automático ofrece un calendario en el lado opuesto. La idea busca la funcionalidad; en un reloj automático es más útil tener la información del día que saber si el reloj se está quedando sin energía.

La estética del Lange 1 Daymatic tiene unos sellos distintivos que lo convierten en una pieza deseada, como su caja de oro blanco de 39,5 mm y una esfera plateada ahuecada con agujas de acero pavonado. La gran fecha es de un azul profundo, del mismo modo que las agujas. La corona para dar cuerda y ajustar la hora, el pulsador para la corrección de la fecha y del día de la semana, y su hermeticidad (sumergible hasta 300 m) aportan eficiencia. El oro blanco y la plata maciza contrastan con la correa azul de piel de cocodrilo cosida a mano y con una hebilla de oro blanco macizo. Si hablamos de mecanismos internos, el Calibre L021.1 para la versión automática permite una reserva de marcha de 50 horas con la cuerda completa. Son 426 piezas, 67 piedras, siete engastes en oro y cristal de zafiro antirreflejos para las dos caras.

Los seguidores de A. Lange & Söhne saben que cada lanzamiento obedece a una serie de exhaustivos procesos de investigación y manufactura, y ello sucede con estas dos piezas únicas de colección. El mundo de la alta relojería está de fiesta.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *