AFTERSHOKZ: VIBRAR DE EMOCIÓN

Los audífonos de conducción ósea son la especialidad de la empresa estadounidense Aftershokz, y los Aeropex son una prueba de ello. Los cuatro nuevos modelos en diferentes colores son pura potencia.

La empresa fue fundada en 2011 en Syracuse, Nueva York, y son los pioneros en la tecnología de conducción ósea, gracias a sus audífonos Aeropex que ofrecen una excepcional calidad de audio. El sistema de conducción ósea, a primera lectura, puede sonar complicado, pero no lo es. Se trata de una técnica que hace que los audífonos no vayan directamente en los oídos ni que emitan vibraciones hacia el tímpano, sino que se colocan delante del trago de la oreja. Pero, ¿cómo llega el sonido? Inclinados a 30 grados del rostro, pegados a él y cerca a los pómulos, las vibraciones se trasladan a través de la estructura ósea al oído interno.

Los Aeropex no tienen cables, son ligeros, de titanio y están diseñados para colocarse detrás de la nuca, condición primordial, pues están elaborados exclusivamente para hacer deporte. Además, permiten escuchar los sonidos externos, pero sin sacrificar la calidad de los aparatos: no bloquean el canal auditivo, pero al mismo tiempo reducen la fuga de sonido en un 50%, gracias a la tecnología LeakSlayer, procedente del modelo predecesor Air. Además, son a prueba de agua con certificación IP67 (sumergible a un metro de profundidad por 0.5 horas).

Ya que las actividades deportivas son de largos trayectos, el Aeropex cuenta con ocho horas de vida de batería, lo que permite disfrutar de llamadas, audiolibros, música o podcasts todo el día. Además, se conecta a Bluetooth 5.0 y su PremiumPitch 2.0+ otorga una mayor vibración de los sonidos graves y una alta calidad de volumen. La colección viene en cuatro presentaciones que varían de color: Lunar Grey, Cosmic Black, Blue Eclipse y Solar Red. Es hora de moverse.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *