AUDEMARS PIGUET: MOMENTO DE BRILLAR

Intenso y llamativo, pero al mismo tiempo elegante. Una combinación que se aleja de convencionalismos para el nuevo modelo de la colección Millenary.


Entre sus funciones están la hora, los minutos y los segundos. Sus agujas están hechas de oro rosa.

Los diseños de Audemars Piguet se caracterizan por su espíritu independiente y su nuevo modelo Millenary es muestra de ello. La colección Millenary existe desde 1995, cuando la firma amplió sus diseños para incluir este reloj de pulsera basado en un modelo de principios de la década del cincuenta. El reloj celebraba la llegada del nuevo milenio que, en ese momento, estaba a solo unos años de distancia.

La estrella de esta nueva entrega es el ópalo, una piedra frágil pero sumamente iridiscente, considerada un amuleto de la suerte. Para su desarrollo se optó solo por los ópalos más blancos. La elección, corte y pulido ha sido la clave para proyectar la luz que se transforma desde los diferentes ángulos. La esfera y el pequeño segundero, ambos de ópalo blanco, están enmarcados por una caja de oro rosa satinado de 18 quilates y con acabado frosted gold en sus laterales, asas, y biseles internos y externos. La malla bruñida de oro rosa del brazalete con hebilla desplegable termina de otorgarle el estatus de pieza de colección. Su interior también es un lujo: lleva el Calibre Manufactura 5201 de cuerda manual.

Audemars Piguet fabrica relojes desde 1875, cuando Jules Louis Audemars unió fuerzas con Edward Auguste Piguet e instalaron su taller en el Vallée de Joux, el famoso “valle de los relojes”, en el cantón suizo del Jura. Uno de sus logros más reconocidos es el Royal Oak, diseñado por la leyenda de la relojería Gérald Genta. Fue el primer reloj deportivo de lujo del mundo. La firma es conocida por hacer algunos de los diseños más delgados y finos. La tradición sí tiene un gran valor.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *