BREGUET: CRÓNICA DE UNA ODISEA

La relojería Europea Breguet destaca por sus piezas únicas hechas por artesanos, sí, pero también por su pasión por el mar. Una pasión que se expresa en su alianza con la fundación Race for Water y su expedición juntos alrededor del mundo en pro del planeta.


El viaje incluye unas 35 escalas. Aquí, el navío Race for Water en su parada en Hong Kong, donde tuvieron una estancia larga (octubre 2019 enero 2020).

Cada año una persona puede generar más de 50 kilos de residuos plásticos. De esos, entre el 5% y 10% termina en los océanos causando la muerte de un millón y medio de animales. La compañía Breguet lo sabe y tiene un compromiso: ser el patrocinador principal de la fundación Race for Water, creada por el suizo Marco Simeoni en el 2010.

Esta organización, dedicada a preservar el agua y los océanos frente a la contaminación, empezó en abril del 2017 la Odisea Race for Water, una expedición que da la vuelta al mundo a bordo de un barco que funciona con energías renovables. ¿El objetivo? La concientización pública sobre la problemática y demostrar que la transición energética sí es posible.

La travesía, que tomará cinco años, inició con la partida del barco en la Bretaña francesa y ya cruzó los océanos Atlántico y Pacífico. En julio llegará a Tokio (Japón), donde permanecerá para los Juegos Olímpicos. En este destino, Race for Water se dirigirá a las autoridades locales y a los estudiantes.

Esta iniciativa ya ha sensibilizado a cerca de 15 000 personas desde que se inició el viaje. Según la fundación, “es esencial que logremos concienciar a aquellos que tienen el poder de decidir y actuar”.


El equipo de Race for Water en el puerto de Sutera, en la ciudad de Kota Kinabalu, en el norte de la Isla de Borneo, Malasia, donde hicieron su parada número 20 entre agosto y septiembre del 2019.


Visitantes a bordo de la embarcación Race for Water durante la parada 15 en Nueva Caledonia, un archipiélago de Oceanía y dependencia de Francia.

SALVA EL PLANETA

¿Por qué Breguet eligió a Race for Water? Sus representantes afirman que se distingue de otras fundaciones por su alcance global y su realismo. Su dimensión pedagógica es fuerte, pero también la científica, y esto es esencial.

Además de sensibilizar sobre la problemática, alentar a reducir los desechos plásticos y fomentar el reciclaje, Race for Water busca identificar, promover y desarrollar soluciones en la tierra. Por ejemplo, dando valor a los plásticos que no deben desecharse, evitando que lleguen a los cauces de los ríos y terminen en los océanos y creando nuevas formas de ingresos para las personas. ¿Cómo? “Recolectar los residuos es una muy buena obra, valorarlos y transformarlos en energía limpia es aún mejor. Y esa es la meta de este proyecto”, explican.

Existe esperanza en el futuro y Breguet forma parte de ello.


En esta imagen. Marco Simeoni, el empresario suizo que fundó Race for Water, rodeado de desperdicios plásticos en la isla que está a unos minutos de Kota Kinabalu. Arriba. Simeoni junto a unos 600 escolares en la Isla Gaya, Malasia.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *