BREGUET: EL SABER HACER

La casa relojera replantea dos modelos de su colección Classique, el 7137 y el 7337, y les da una nueva imagen que es total maestría.

El cambio en estos ejemplares se da gracias al guilloché, una técnica en la que se graba un patrón repetitivo con alta precisión y detalle. Un arte que Breguet domina desde hace mucho. Con ello, la maison propone dos nuevas versiones para los modelos Classique 7137 y 7337: en oro rosa de 18 quilates con esfera de oro plateado y correa en cuero de aligátor marrón, y en oro blanco de 18 quilates con esfera de oro color azul Breguet y correa en cuero de aligátor azul.

En estos relojes Classique, la esfera contiene las agujas à pomme évidée, caracterizadas por el punto con vaciado descentrado que recuerda una manzana hueca, y los números romanos que permiten una óptima lectura.

También llevan inscritos el número individual de cada pieza y una firma secreta, fieles a una tradición de la marca que surgió en el siglo XVII Además, incorporan una luna en relieve sobre un cielo estrellado para visualizar las fases y la edad de la luna; una caja de 39 mm de diámetro; cristal de zafiro; y el Calibre extraplano automático 502.3, decorado a mano.


La caja de los Classique 7137 tiene un grosor de 8.65 mm y el movimiento 502.3, que incorpora 37 rubíes.

DETRÁS DE LA HISTORIA

Los nuevos Classique 7137 y Classique 7337 interpretan la estética de los históricos relojes de bolsillo realizados por Abraham-Louis Breguet, el fundador de la marca, pero en piezas para la muñeca.

En sus dos versiones, el Classique 7137 presenta diversos motivos en guilloché, tal como lo hacía el reloj de bolsillo Perpétuelle N° 5, su fuente de inspiración: los Clavos de París para la parte principal de la esfera; el Tablero de ajedrez para visualizar la fecha; y la Cesta para destacar la reserva de marcha de 45 horas. Las fases y la edad de la luna se presentan a las 2 horas, la indicación de la fecha a las 6 horas y la reserva de marcha entre las 10 y las 11. Ambas tienen una caja hermética hasta los 30 metros.

En las dos opciones del Classique 7337 los patrones en guilloché son el Grano de cebada en la parte externa a la circunferencia de las horas; el Damero en el segundero pequeño; y los Clavos de París en el centro. En ambas se observa una circunferencia de las horas desplazada, como también exhibía el icónico reloj de bolsillo N°3833, a la altura de las 6 horas y un segundero pequeño ubicado a las 5 horas. También presentan nubes grabadas que bordean el cielo lacado de las fases y la edad de la luna a las 7 horas. Dos aberturas que recuerdan las del reloj N°3833 revelan la fecha y el día de la semana, a las 2 y 10 horas respectivamente.

Claramente, hacer historia es cosa de todos los días para Breguet.


Los Classique 7137 (izquierda) y 7337 (derecha) poseen hermeticidad hasta los 30 metros.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *