BREGUET: EMBLEMA REAL

Unas de las colecciones más representativas de la firma suiza lanza una nueva versión, el modelo Reine de Naples 8918, que impresiona con su calidez y brillo.

Caroline Murat, reina de Nápoles y hermana menor de Bonaparte, tenía una fascinación por los relojes de Breguet. Entre 1808 y 1814 adquirió de la marca más de 34 relojes lo que la convirtió en una de las clientas más queridas de la firma. En 1810, Breguet decidió crear una colección en su honor y llamarla Reine de Naples.

Esta colección ha evolucionado a lo largo de los años y hoy, con más de 15 modelos, incluye por primera vez en el modelo Reine de Naples 8918 la técnica de esmaltado Gran Fuego sobre su esfera. El procedimiento consiste en elevar la temperatura de la esfera ovalada a más de 800 °C para inflamarla y poder conseguir una textura brillante y un blanco puro imborrables.

La combinación del blanco con las cifras arábigas azules y estilizadas crean una pieza etérea. Cuenta con finas agujas Breguet en acero, una pulsera de piel celeste y una hebilla desplegable engastada con 28 diamantes. La circunferencia descentrada de las horas se muestra a través de puntos, rombos y flores de lis, con un diamante pera a las seis. Posee un movimiento automático Calibre 537/3 y una reserva de marcha de 45 horas. Su brillo también se alimenta de su caja de forma ovalada en oro blanco de 18 quilates.

Esta colección demuestra que cuando una pieza tiene el poder de contar una historia, supera la noción del tiempo. Así, Breguet logra que sus colecciones se mantengan vigentes en en los altares de la relojería.


Puro brillo. A la altura de las cuatro, la corona cuenta con un diamante de talla briolette.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *