BREITLING: GENIALIDAD MECÁNICA

La manufactura suiza agrega un nuevo miembro a su familia, el Navitimer B03 Chronograph Rattrapante 45. Una mezcla de diseño y técnica que se ha convertido es una obsesión.

En el mundo de los relojes mecánicos hay funciones fuera de serie que siguen impactando y reafirmando la influencia de marcas como Breitling. Hace ya más de 85 años, la firma lanzó el primer cronógrafo moderno luego de solicitar en 1934 la patente del primer cronógrafo de pulsera del mundo equipado con dos botones.

Un cronógrafo es una función adicional para medir el tiempo en un espacio específico, independiente de la indicación de la hora. Dentro de los tipos de cronógrafos encontramos a los rattrapantes, una de las complicaciones más sofisticadas, que permiten medir diferentes eventos que comienzan al mismo tiempo pero que no terminan juntos. Esto es posible gracias a las dos agujas que se sincronizan entre sí, pero que se pueden detener de forma independiente para registrar un tiempo intermedio.

Entre las colecciones de cronógrafos de Breitling, existe una que destaca por ser una leyenda: la Navitimer, desarrollada en 1952 para satisfacer las necesidades de los pilotos. Un diseño que hoy conserva el mismo atractivo que en la época de su lanzamiento.

Con el nuevo Navitimer B03 Chronograph Rattrapante 45, Breitling reinterpreta esta función para seguir a la cabeza de la innovación. Esta nueva pieza incorpora el Calibre B03 de la manufactura, un movimiento protegido por dos patentes.

Alojado en los 45 mm de una gran caja de oro rojo de 18 quilates, el audaz modelo llama la atención por su esfera stratos gris. Además, tiene otro delicado detalle: el logotipo está dividido entre dos manecillas. Mientras la letra B está en la manecilla roja, el ancla aparece en la manecilla rattrapante. El resultado es un logotipo partido en dos elementos cuando la aguja rattrapante se para, pero se recompone cada vez que vuelven a alinearse las manecillas.

Los índices horarios y las agujas de las horas y minutos están revestidos con Super-LumiNova, que asegura una legibilidad excelente en cualquier condición lumínica. El reloj presenta bisel rotatorio bidireccional, que incluye la regla de cálculo circular asociada a los Navitimer de Breitling.

El pulsador de la función rattrapante, situado en la corona a la altura de las 3 horas, sirve para detener o reiniciar la manecilla rattrapante tantas veces como se desee durante un cronometraje, de modo que el usuario puede así medir tiempos fraccionados o comparar resultados de distintos competidores. Una pieza exclusiva que está a la altura de su sofisticación técnica.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *