BREITLING: TESOROS RETRO

Inspiradas en piezas de décadas pasadas, estas son las propuestas de la firma para el 2020, cronómetros que son una alianza entre el pasado y el futuro, y una afirmación de estilo eterno.


Todos los Navitimer Automatic 35 tienen cristal de zafiro.

Basándose en algunos de los Breitling más impactantes de los años cincuenta, el Navitimer Automatic 35 es un reloj para mujer sofisticado y con tradición. Su diseño tiene elementos emblemáticos del pasado. Por ejemplo, su bisel adornado con circunferencias se inspira en el Navitimer Ref. 806; y su esfera despejada y con tres manecillas, alude al Navitimer Ref. 66, que se lanzó en la década del cincuenta.

Siendo parte de la colección Navitimer, que surgió pensando en los pilotos, el Navitimer Automatic 35 es un cronómetro que goza de la certificación Contrôle Officiel Suisse des Chronomètres (COSC) del Instituto Oficial de Pruebas de Cronómetros Suizos, el responsable de asegurar la exactitud y precisión de un reloj. También incorpora una caja de 35 mm, segundero con punta roja que contribuye a la legibilidad, un Calibre 17 hecho por Breitling y una reserva de marcha (autonomía) de unas 38 horas.

El Navitimer Automatic 35 está disponible en cuatro versiones diferentes. La primera tiene la caja de acero inoxidable y la esfera teñida de color. Puede optarse entre la de esfera azul y correa de cocodrilo azul, esfera cobre y correa de cocodrilo marrón, o esfera plata y correa de cocodrilo burdeos. Con estas tres tonalidades de diales, hay alternativas con el brazalete de acero inoxidable de eslabones llamado Navitimer.

La segunda tiene la caja de acero inoxidable, pero la esfera es de madreperla blanca con índices horarios con diamantes. Puede elegirse entre la opción con correa de cocodrilo burdeos o con brazalete de acero inoxidable. Piezas tan bellas que fomentan el arte de la contemplación.

La tercera versión del Navitimer Automatic 35 es bicolor, es decir, tiene la caja de acero inoxidable y el bisel rotatorio bidireccional en oro rojo de 18 quilates. También contiene la esfera de madreperla blanca e índices horarios con diamantes, pero con una correa de cocodrilo marrón o con un brazalete bicolor que mezcla el acero inoxidable y el oro rojo.

La cuarta versión se distingue porque, además de la esfera de madre perla y los índices de diamantes, está hecha completa-mente en oro rojo de 18 quilates. Ostenta una correa de cocodrilo marrón con hebilla en oro rojo de 18 quilates o un brazalete estilo Navitimer en oro rojo de 18 quilates.

“Hemos creado un reloj que refleja lo que las mujeres nos estaban pidiendo: un Navitimer elegante, más pequeño, pero que no perdiera su funcionalidad ni el legado de la marca. Mediante la diversidad, ofrecemos exactamente lo que ellas buscan”, revela Georges Kern, CEO de Breitling. Es un llamado a todas las mujeres cosmopolitas con estilo, un propósito y listas para actuar.


Hay una versión del Navitimer Automatic 35 que luce la caja de acero inoxidable y la esfera de color azul, cobre o plata. La de dial azul posee correa de cocodrilo azul o brazalete Navitimer de acero inoxidable con eslabones y el Navitimer Automatic 35 tiene cuatro versiones diferentes. En una de ellas el oro rojo de 18 quilates es el protagonista.

SOBRE LAS OLAS

Otra novedad de Breitling es la colección cápsula Superocean Heritage ’57, basada en el Superocean de 1957. Sus relojes son una interpretación retro de aquel modelo marítimo de ese año que representa el estilo de vida de los surfistas de las décadas del cincuenta y sesenta.

Varias son las opciones. La primera lleva la esfera negra y la correa de piel negra; la segunda, el dial azul y la correa de piel marrón. Sus biseles son de acero inoxidable y sus anillos de cerámica ultrarresistente a golpes y arañazos. Ambas están disponibles con el brazalete Ocean Classic de acero inoxidable, trenzado y con cierre mariposa.

La tercera alternativa del Superocean Heritage ’57 es bicolor. Tiene la esfera negra, el anillo de cerámica negro y el bisel rotatorio en oro rojo de 18 quilates. Triunfa con correa de piel castaño dorado o brazalete de acero inoxidable Ocean Classic.

Además, se presenta un reloj de edición limitada, en correa de cuero negro o brazalete de acero inoxidable, el Superocean Heritage ’57 Limited Edition. Son solo 250 unidades y una mirada hacia el universo creativo de Breitling. En la esfera, destacan salpicaduras de colores que marcan las horas a las 12, 3, 6 y 9; e índices horarios y manecillas de horas y de minutos revestidas con Super-LumiNova en una escala cromática que abarca el amarillo, verde, azul, índigo, violeta, rojo y naranja. Sí, como el arcoíris.

Y si el color es casi un fetichismo, para el Limited Edition puede adquirirse una correa NATO de hilo Outerknown ECONYL, hecha con un material de residuos de nylon. Luce seis combinaciones: azul con franjas y forro en azul marino; azul cielo con franjas y forro en azul marino; amarillo con franjas y forro en naranja; gris con franjas y forro en negro; rojo con franjas y forro en negro; y verde con franjas y forro en negro. “Es un reloj para gente que quiere algo un poco fuera de lo común, que quiere un gran reloj y, al mismo tiempo, un pequeño festival de colores en la muñeca”, comenta el CEO de Breitling.

Por cierto, todos los relojes de la colección cápsula Superocean Heritage ’57 son cronómetros con la certificación COSC y contienen cajas de acero inoxidable de 42 mm de diámetro, un punto luminiscente a la altura de las 12 horas (ideal para el buceo) y un Calibre 10 de Breitling que genera una reserva de marcha de unas 42 horas.

El Superocean Heritage ’57 está disponible en cuatro alternativas. Una se caracteriza por su bicolor: esfera negra, anillo de cerámica negro y bisel en oro rojo. Posee correa de cuero castaño dorado o brazalete Ocean Classic de acero inoxidable trenzado.

LAS CORREAS NATO DE HILO OUTERKNOWN ECONYL ESTÁN HECHAS EN COOPERACIÓN CON LA MARCA SOSTENIBLE OUTERKNOWN, QUE PERTENECE AL SURFER KELLY SLATER, Y EN BASE A UN MATERIAL CREADO A PARTIR DE RESIDUOS REGENERADOS DE NYLON.


Todos los relojes de la colección cápsula Superocean Heritage ’57 tienen resistencia al agua de hasta unos 100 metros.

UNA AVENTURA EXTRAORDINARIA

En 1984 estaban de moda los relojes de cuarzo extraplanos. Entonces, Breitling tomó una decisión audaz: apostó por un reloj mecánico, el Chronomat. Esto marcó el regreso de ese tipo de relojes suizos (que prácticamente habían desaparecido) al mercado y fue la forma en que la compañía celebró el centenario de su fundación.

Ese reloj se volvió el favorito de los aviadores y luego de aventureros en tierra y en el agua, como los equipos de Fórmula 1 y de las regatas. Por cierto, en 1984 se eligió este término, chronomat, porque era la suma de las palabras cronógrafo y automático, refiriéndose así al movimiento mecánico con cuerda automática que lo propulsaba.

Casi 40 años más tarde, llega una colección Chronomat renovada. Ahora tiene un movimiento Calibre 01, que ofrece una autonomía de 70 horas. Presume de un bisel rotatorio realzado por sus índices móviles, que protegen el cristal y facilitan el manejo del bisel y, al igual que el original, sus índices móviles situados a las 3 y las 9 horas son intercambiables y pueden utilizarse para la cuenta progresiva y regresiva.

Su brazalete con cierre mariposa se caracteriza por su diseño en hileras, otro clásico de Breitling. Como reloj deportivo y todoterreno, tiene la certificación de cronómetro COSC y hermeticidad hasta 200 metros.

Esta colección para hombre y mujer se lanza con una serie de opciones. Primero, están los Chronomat B01 42, que cuentan con la caja de 42 mm en acero inoxidable y esferas que pueden ser plata, cobre o azul con contadores de cronógrafo negros. A estos se suma uno con la esfera negra y los contadores de cronógrafo en plata.

¿Algo más llamativo? Un Chronomat B01 42 con la caja de acero inoxidable de 42 mm, la esfera y los contadores de cronógrafo en plata, pero la corona, los pulsadores, los índices, las manecillas y los numerales en oro rojo de 18 quilates.

Otro par de versiones del Chronomat B01 42 cuentan con la esfera y los contadores de cronógrafo azules y con la esfera antracita y los contadores de cronógrafo negros; la caja de acero inoxidable con el bisel, la corona y los pulsadores en oro rojo de 18 quilates; y un brazalete que combina el oro rojo y el acero inoxidable. También hay un Chronomat B01 42 que luce el dial de antracita, contadores de cronógrafo y correa de goma negros y la caja en oro rojo de 18 quilates.

Dentro de la colección Chronomat se encuentra el modelo Chronomat Bentley, el cual festeja la colaboración de Breitling con la marca británica de automóviles. Su caja de 42 mm en acero inoxidable con cristal de zafiro transparente cuenta con una esfera verde y contadores de cronógrafo negros. En el dorso está la inscripción Bentley grabada.

En 1983 se lanzó el reloj Frecce Tricolori, en homenaje al escuadrón de la Fuerza Aérea italiana, la musa del Chronomat introducido en 1984. El nuevo Chronomat Frecce Tricolori Limited Edition dispone de una esfera azul al igual que los contadores de cronógrafo, y el logotipo de Frecce Tricolori. Solo existen 250 ejemplares.

Son tres colecciones, opciones infinitas para tu muñeca. Una muestra de lo que Breitling es capaz.

EL LANZAMIENTO DEL CHRONOMAT DE BREITLING, EN 1984, MARCÓ EL REGRESO DE LOS RELOJES MECÁNICOS SUIZOS, QUE PRÁCTICAMENTE HABÍAN DESAPA RECIDO, PORQUE LOS DE CUARZO DOMINA RON EL MERCADO EN LOS 70.

Todos los modelos de Chronomat, excepto el Frecce Tricolori Limited Edition, cuentan con un segun dero rojo que también facilita la legibilidad del reloj.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *