CALVIN KLEIN: SENTIDO MINIMALISTA

El reloj Posh de Calvin Klein hace honor a su nombre: es elegante, de lujo, de alta calidad. Su carácter versátil para mujer y hombre, o su versión cronógrafo, lo convierten en un accesorio para cualquier momento.

Calvin Klein es una marca que no necesita presentación. Desde sus inicios, allá por 1968, ha sido tan progresista y seductora que ha podido mantenerse vigente en el tiempo. De hecho, esta constancia también se da gracias a su estética minimalista.

La relojería con un porcentaje de joyería no es ajena a los esquemas de diseño de esta casa. Las piezas que nos ha regalado Calvin Klein nunca defraudan y sus creaciones son en su mayoría pensadas para un universo unisex, un concepto que es cada vez más agradecido por los usuarios.

Esta vez, Calvin Klein se alimenta del espíritu vintage para una entrega de lujo; nos referimos a los relojes Posh.

En el modelo para hombre, su caja cuadrada de acero inoxidable de 42 mm recibe una esfera azul alejada de ostentaciones que refuerza su poder simple, pero de vanguardia. La correa de piel negra contribuye a aumentar la actitud sofisticada, al igual que las delicadas manecillas.

La versión femenina está disponible con una caja de 40 mm de acero inoxidable o PVD dorado rosa. Las esferas de color blanco perla o plateado se combinan con suaves correas de piel en colores pastel o en negro para un acento delicado.

El cronógrafo con caja de 42 mm ofrece un diseño más elaborado. Tiene opciones de hora, minutos, segundos, cronógrafo de cuarzo y fecha.

Son tres propuestas que reafirman que la sencillez no está reñida con la vanguardia.


Los modelos femeninos y masculinos son herméticos hasta los 3 bar.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *