CARTIER: DE ALTO VUELO

La marca francesa rinde tributo a sus orígenes con una nueva línea de relojes Santos inspirados en el modelo original del año 1904.


“Los inventos son primordialmente el resultado de un trabajo persistente sin lugar para el desánimo”. Estas palabras de Alberto Santos-Dumont bien podrían usarse para describir el espíritu innovador de Cartier. Fue en el año 1904 cuando este pionero de la aviación contactó al fundador de la casa para pedirle un reloj de pulsera con el que pudiera ver la hora mientras volaba. El resultado de esta asociación fue una pieza de tiempo que privilegiaba la simplicidad y la practicidad: el primer modelo Santos. Su diseño estaba compuesto por una caja cuadrada con tornillos visibles y una correa ergonómica que permitía mayor libertad de movimiento.

Más de un siglo después, el encanto de este reloj sigue plenamente vigente, al punto de que la casa francesa lo renueva constantemente. Este 2019, Cartier nos sorprende con un nuevo reloj de pulsera Santos-Dumont que le rinde homenaje al modelo histórico de 1904. Esta pieza de tiempo mantiene intactas las características de diseño que hicieron famoso al original, como la caja cuadrada. Su aspecto puro y simétrico remite a las esquinas rectas de la Torre Eiffel y refleja los principios de diseño que eran populares en París a principios del siglo XX. La caja está disponible en versiones de oro, de acero, o de oro y acero. El nuevo reloj Santos presenta, asimismo, los clásicos números romanos en la vuelta de horas, una correa de cuero de cocodrilo, y una corona con perlas y cabujón azul.

La más importante innovación de esta pieza de tiempo se encuentra en su interior. La casa francesa introduce un movimiento de cuarzo de alta eficiencia que cuenta con una autonomía de aproximadamente seis años, el doble de tiempo que los movimientos tradicionales. Para conseguir esta proeza técnica, los maestros relojeros tuvieron que redimensionar el calibre y combinarlo con una batería de alto rendimiento. El espíritu innovador de Alberto Santos-Dumont y Louis Cartier sigue tan vigente como cuando se conocieron.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *