CHOPARD: LENGUAJE ESTÉTICO

Sin pretensiones, pero con emociones. La casa de relojería Suiza y su trabajo meticuloso dan como resultado el reloj L.U.C XPS Twist QF: Deseo máximo.

El respeto por las normas, pero con una sutil transgresión, es parte de la naturaleza del hombre de hoy, que coincide con el alma del reloj U.C XPS Twist QF. ¿Un ejemplo? Un segundero descentrado a las siete horas. Otro: el ligero desplazamiento de su corona, una despedida a los cánones tradicionales de la simetría como belleza. Es el único de la colección L.U.C que no tiene números árabes a las 12, representada ahora por un doble índice facetado.

Su valor no solo se limita a su diseño exterior, a sus 250 piezas de edición limitada o a las complicaciones de su estructura interna; sino también a que obedece las reglas en cuanto a certificaciones, como el certificado Fairmined, el sello de la minería artesanal responsable: el reloj está tallado a partir de un bloque de oro ético blanco de 18 quilates. También tiene la certificación Qualité Fleurier (QF), que mide la precisión, la durabilidad y el acabado, considerada la más difícil de obtener en la industria relojera.


El Calibre 96.26-L alimenta dos barriletes superpuestos según
la arquitectura Twin, patentada por Chopard, que garantiza una duración de la marcha de 65 horas (autonomía).


UN TRABAJO DELICADO

La textura de la superficie azul gris de la esfera, bajo el logo L.U. Chopard centrado a las 12, y el satinado circular que irradia la sub-esfera del segundero son puntos a favor. El Calibre 96.26-L se distingue por la delicadeza de su tamaño de 3,3 mm, lo que permite una caja de grosor más reducido, que siempre es bien recibida. Su carga automática obedece a un microrrotor de oro de 22 quilates grabado. Tiene una caja de 40 mm, cristal de zafiro antirreflectante y una correa teñida con pigmentos vegetales.
Así luce un reloj cuando nada le falta, ni el porte ni la calidad ni la dimensión ética ni el ápice de diversión y locura dominada.

Todas las etapas, desde el concepto del movimiento hasta el ensamblado, se llevan a cabo en los talleres de Ginebra y de Fleurier, en Suiza, hogar de la alta relojería.


Desde julio del 2018, Chopard utiliza 100% de oro ético para la producción de sus relojes y joyas.


Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *