CHOPARD: UNA REVELACIÓN DE AFECTO

Las acciones hablan más fuerte que las palabras. Este mes del amor permite que los obsequios sean portadores de emociones. Gracias al genio creativo de los artesanos de Chopard, estas piezas escribirán parte de tu historia.

ENTRE LOS VALORES DE LA MARCA, CREADA POR LOUIS-ULYSSE CHOPARD (1836-1915), ESTÁN EL RECONOCIMIENTO DE SUS ARTESANOS Y EL SABER QUE LA CREATIVIDAD TIENE QUE SER, TAMBIÉN, AUDAZ.

Pasión por el rubí

Caroline Scheufele, la directora artística de la casa, adora esta piedra preciosa. Para este mes, la propuesta Haute Joaillerie presenta un collar de 23 rubíes de Mozambique y diamantes engastados en oro blanco de 18 quilates con certificado Fairmined (ético). De igual manera, una sortija de oro blanco con un rubí de cinco quilates tallado en forma de corazón y diamantes. Un obsequio de lujo sostenible.

Un gran suspiro

Las joyas de la colección Happy Hearts –asociada a varias organizaciones sin ánimo de lucro– no cesan de reinventarse y nuevas piezas hacen su ingreso para esta celebración. Se roban suspiros las gargantillas en oro de 18 quilates en blanco o rosa, que tienen en el centro un corazón de ónix, nácar, malaquita o piedra roja y, a los lados, otros corazones con diamantes móviles. Además, su clásica pulsera rígida se renueva para la ocasión con un engaste de diamantes. Happy Hearts también acoge un nuevo reloj (el primero lo presentó en el 2019) que destaca por su caja de 30 mm y los dos corazones móviles y el diamante móvil que bailan libres sobre la esfera de nácar. Una bocanada de aire fresco.

Auténtica libertad

En los collares Happy Diamonds Icons, Chopard trabaja la característica forma del corazón hasta alcanzar la perfección. Algunos engastados en diamantes, palpitan entre dos cristales de zafiro y uno o tres diamantes móviles. Su libertad simboliza los impulsos del corazón. Hechos en oro rosa blanco, las mujeres llevan estos collares a modo de talismanes. O para simbolizar su joie de vivre, es decir, su alegría de vivir.

El placer de las horas

L’Heure du Diamant es la fusión vibrante entre la joyería y la relojería. Con un aire a los años setenta, sus relojes son adornados con diamantes eternos, rindiéndoles de esta manera pleitesía a estas piedras preciosas. Además, esta vez su caja –usualmente ovalada o redonda– tiene diseño en forma de corazón. Su esfera de nácar en guilloché (decoración en relieves), evoca sus latidos. Para esta fecha, se han creado dos alternativas disponibles con una esfera de nácar blanco y correa de eslabones de oro de 18 quilates rosa o blanco, y dos opciones con una correa de cuero azul o burdeo y esfera de nácar a juego. ¿El resultado? Cuatro obras de arte.

Epítome de la extravagancia

La simetría no es en exclusiva un sinónimo de belleza. Al menos, no para Chopard. Su reloj L.U.C XPS Twist QF contiene una corona con un ligero desplazamiento y un segundero pequeño descentrado a las 7 horas, lo que caracteriza a la serie Twist. Su caja en oro blanco de 18 quilates asegura que proviene de una minera artesanal responsable con su comunidad y el medioambiente, y el sello Qualité Fleurier en su esfera certifica su alta calidad. Es una edición limitada de 250 relojes.

El lujo de la sobriedad

El reloj L.U.C Chrono One Flyback es un ejemplo de elegancia en su sobrio tono gris slate. Su movimiento L.U.C 03.03-L tiene función flyback, lo que permite poner los contadores a cero y volver a lanzar el cronometraje mediante una sola presión. Asimismo, el reloj tiene un contador de 30 minutos, uno de 12 horas, un pequeño segundero y una ventana para la fecha. La caja de 42 mm es de acero inoxidable y la correa de piel es de aligátor. El reloj L.U.C Chrono One Flyback está limitado a 250 ejemplares y su calibre certificado cronómetro fue creado y ensamblado en el seno de Chopard.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *