FRÉDÉRIQUE CONSTANT: LÍNEAS ATEMPORALES

Distinguidos, femeninos y con su clásica forma cuadrada. Cada vez que mires los dos últimos modelos de relojes Classics Carrée Ladies sentirás absoluta emoción. Esa es la promesa.


Frédérique Constant, con sede en Ginebra, participa de todas las etapas
de la producción de sus relojes, desde el diseño inicial hasta el control de calidad. Tiene 29 calibres de su propia manufactura.

La pareja conformada por Aletta Bax y Peter Stas fundó la compañía suiza en 1988. Su leitmotiv: crear relojes de lujo a un precio más asequible. Hoy, Frédérique Constant –que desde el 2016 se incorporó al grupo japonés Citizen- lanza dos nuevos modelos Classics Carrée Ladies. Su formato cuadrado es un clásico en la historia de la relojería. Un punto a favor: nunca pasará de moda.

El primer modelo atesora una caja de 23 x 21 mm y un brazalete hechos en acero inoxidable bicolor (oro rosa y plata). Su esfera de plata tiene decoración guilloché, una técnica de grabado de un patrón repetitivo, y números romanos impresos.

Mientras tanto, el segundo modelo, también con una caja de 23 x 21 mm, se presenta en acero inoxidable pulido engastado con 34 diamantes pavé en los laterales. Además, su esfera es de nácar blanco y la correa es de piel estilo cocodrilo en color azul marino.

Ambos, pensados para el público femenino, tienen un Calibre FC-200 de cuarzo y una batería con una vida útil de 72 meses. Las agujas, que indican las horas y minutos, son negras pulidas a mano.

Con estos dos nuevos relojes, destinados a convertirse en piezas favoritas, Frédérique Constant consolida su lugar como una marca clásica, con todo el poder que implica ese concepto.

AMBOS MODELOS CLASSICS CARRÉE LADIES INCORPORAN CRISTAL DE ZAFIRO CONVEXO Y SON RESISTENTES AL AGUA HASTA 30 METROS DE PROFUNDIDAD.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *