GEORG J. RIEDEL: PASIÓN POR EL CRISTAL

La revista Wine Spectator, autoridad mundial en vino, anunció que Georg J. Riedel, uno de los más respetados empresarios de cristalería, es el ganador del premio al servicio distinguido. La ceremonia anual reconoce a quienes han hecho contribuciones significativas a la industria del vino.

Un hombre que revolucionó la forma en que bebemos vino al difundir el evangelio de las copas de su familia: así describe Mitch Frank, el editor de noticias de la revista Wine Spectator, a Georg J. Riedel, el influyente y apasionado empresario de la cristalería, la décima generación de una familia austriaca que ha desarrollado una serie de piezas reconocidas mundialmente por su calidad. “Estoy sinceramente agradecido a Wine Spectator por ofrecerme esta excelente recompensa. Es un honor ser nombrado junto a las personalidades más respetadas de la industria del vino y la comida. No soy el primer austriaco, sino el primer fabricante de cristalería en lo alto del olimpo del Wine Spectator y estoy muy orgulloso de compartir el honor con mi equipo y mi familia”, señaló Riedel.

La marca de cristalería de lujo es la responsable de haber educado a miles de amantes del vino y licores sobre los beneficios de usar piezas específicas para cada variedad, y ha dejado una enseñanza irrefutable: la forma y el tamaño sí influyen en el disfrute, y el bouquet y sabor se verán realzados en la copa adecuada. Un universo de conocimientos, resultado de décadas de investigaciones.

Georg J. Riedel, el ganador número 38, se une a los grandes personajes de la comunidad mundial del vino que han dejado una huella trascendental, convirtiéndose en el primer fabricante de cristalería en recibir el honor. Entre los homenajeados anteriores se encuentran Julia Child, Robert Mondavi, Christian Moueix, Angelo Gaja, Francis Ford Coppola, Andre Tchelistcheff, su compatriota austriaco Wolfgang Puck y el actual gobernador de California, Gavin Newsom.

CREADORES DE EXPERIENCIAS
En 1756, Johann Leopold Riedel, miembro de la tercera generación de esta familia, fundó una fábrica de vidrio en Bohemia, en la actual República Checa. Más tarde, en 1945, el exitoso negocio llegó a un abrupto final debido a la Segunda Guerra Mundial. Luego, 11 años después, a Walter Riedel (octava generación) y Claus Riedel (novena generación) se les ofreció la oportunidad de dirigir la fábrica en bancarrota Tiroler Glashütte, en Kufstein (Austria). Fue así que Claus Riedel se convirtió en el primer diseñador de cristalería en crear artículos de vidrio amigables con el vino.
Georg J. Riedel, a los 24 años, se unió a la empresa familiar como contador. Luego, su instinto y talento comercial lo condujeron a la dirección. Crear productos de lujo seguía siendo una prioridad, pero su visión y entender las demandas de un mundo en permanente evolución lo llevaron a acercarse a otro tipo de mercado. Así lanzó la primera línea hecha a máquina de Riedel, VINUM, la copa de vino perfecta, pero a un precio asequible. La magia de las correctas decisiones empezaba a abrir nuevas oportunidades de negocio. Un incansable buscador de oportunidades.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *