HERMÈS: LA CARA DE LA LUNA

Esta nueva incorporación a la colección Arceau es un homenaje a la noche iluminada por la luz de la luna. Es una muestra de lo que significa el tiempo para la la firma francesa, una alegoría poética.

La silueta única del modelo Arceau, diseñado en 1978 por el director artístico Henri d’Origny, es una increíble fuente de expresión e inspiración, tanto que Hermès develó una nueva versión total black que brillará durante la noche junto con la constelación Pegaso, una serie de estrellas que forman el perfil del famoso caballo alado de la mitología griega. Arceau Ronde Des Heures es el nombre de la reciente pieza producida en una edición limitada de solo 300 ejemplares.

Su estética es lúdica. Su caja redonda de acero de 36 mm descansa sobre un estribo rectangular y recibe a la esfera en negro brillante con decoración de rayos de sol. La luna es la encargada de indicar el tiempo a medida que los números giran bajo su luz y la manecilla de minutos, chapada en rodio, apunta a las estrellas distantes de la constelación Pegaso. Singularidad entre la oscuridad y la luz.

La pieza está recubierta con PVD negro brillante y bordeada por 66 espinelas del mismo color en el bisel. En la esfera, la luna aparece en su fase creciente y está acompañada por estrellas, ambas de nácar blanco y realzadas con una laca luminiscente. Su correa de piel y hebilla de acero en negro absoluto cierran el elegante diseño.

Este último lanzamiento confirma que la casa Hermès siempre ha disfrutado jugando con nuestra forma de percibir el tiempo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *