IWC SCHAFFHAUSEN: UN DÍA PERFECTO

La firma suiza reinterpreta su colección Portofino y agrega más detalles sofisticados y sutiles, de la mano de sus dos nuevas embajadoras: la modelo Josephine Skriver y la actriz Ning Chang.

Cuenta la historia que en 1984 Kurt Klaus, relojero jefe de IWC y leyenda viva, hoy de 85 años, y el diseñador Hanno Burtscher idearon el diseño Portofino mientras tomaban una copa de vino. Concibieron una pieza sencilla y elegante, inspirada en las formas redondeadas clásicas de las décadas de los cincuenta y sesenta.

IWC Schaffhausen, 35 años después de ese encuentro creativo, presenta las versiones 2019 con dos nuevas embajadoras, la modelo Josephine Skriver y la actriz Ning Chang.

El concepto de la campaña, con un estilo relajado, refleja una elegancia despreocupada. En homenaje al nombre de la colección, las imágenes tienen como fondo privilegiado el pueblo italiano de Portofino.

La historia muestra a dos amigas en una complicidad íntima y natural pasando un día perfecto. “Queríamos que la nueva campaña fuera desenfadada y fresca“, explica Franziska Gsell, directora de Marketing de IWC Schaffhausen. “Los relojes son más elegantes y modernos que nunca, y Josephine y Ning Chang son unas representantes fantásticas de este espíritu”.



UNA IMAGEN FRESCA
La colección femenina muestra cinco modelos con un diámetro de 34 mm. Sus cajas de oro rojo de 18 quilates o de acero inoxidable llevan esferas chapadas en plata, azules o verdes, todas con diamantes. Un innovador sistema de cambio de correa permite personalizar el reloj en función de 12 opciones diferentes. Son pintadas a mano y producidas por la firma italiana de artículos de piel Santoni. Otra opción es una pulsera de malla milanesa de acero inoxidable. “Deseábamos continuar la tradición de los relojes para mujer de IWC de la década de los ochenta, ofreciendo un tamaño pequeño. Otro aspecto destacado es el nuevo sistema de cambio de correa, que permite modificar el look del reloj en un instante y añadir a la muñeca un elemento divertido y moderno“, explica Christian Knoop, director creativo de IWC Schaffhausen.

La entrega masculina consta de seis modelos. Entre ellos, el Portofino Automático Fase de la Luna será el primero en combinar una caja de 40 mm con una complicación de fase lunar. Serán dos versiones de acero inoxidable, una con esfera chapada en plata, agujas y apliques chapados en oro, y correa de piel de reptil marrón de Santoni; y la otra con esfera azul, agujas y apliques chapados en rodio y correa de piel de reptil negra de Santoni. La imagen estilizada y la esfera despejada siguen siendo claves en su filosofía de trabajo y apreciadas por las nuevas generaciones de relojeros y usuarios.


La línea Portofino, que cuenta con 49 modelos en total, nace en 1984 y se ha consolidado como una de sus propuestas más exitosas.

El Portofino Cronógrafo es capaz de cronometrar tiempos finales y tiempos adicionales de hasta 12 horas, lo que aporta un toque deportivo a la colección. El grabado del fondo de la caja es la imagen del puerto de Portofino, en las costas de Liguria.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *