JAEGER-LECOULTRE: JOYAS EN SUBASTA

Dos piezas históricas de Jaeger-LeCoultre fueron subastadas: El Polaris Memodate de 1967, en la casa de subastas Phillips, de Ginebra, y el Lucky 13 de 1962 en la Phillips de Nueva York. El momento reunió a fanáticos y coleccionistas.

La creatividad e inventiva es llevada al máximo por los relojeros Jaeger-LeCoultre desde 1833. Desde sus albores, ha creado más de 1200 calibres que actualmente gozan de gran reconocimiento en el rubro y sus piezas han sido perseguidas por aficionados y coleccionistas que buscan hacerse de sus fascinantes modelos, como el Polaris Memodate y el Lucky 13. Ambos fueron subastados por la casa Phillips, en Ginebra y Nueva York, respectivamente.

El LeCoultre Lucky 13 (1962), único en su especie, fue ofrecido por la Anti-Superstition Society de Chicago y 13 senadores estadounidenses, al astronauta John Glenn (1921 – 2016), integrante del grupo de viajeros espaciales Mercury Seven, por haber sido el primer estadounidense en orbitar la Tierra el 22 de febrero de 1962. Un diseño insuperable con detalles que merecen contar una historia. Cada índice lleva el 13, un número al que se le adjudica la mala suerte, pero no en esta legendaria odisea: el reloj es un homenaje a la cápsula de la nave espacial Friendship 7, utilizada para la misión Mercury-Atlas 6 que llevó a Glenn al espacio. Esta fue la decimotercera creada por Mc-Donnell Aircraft Corp. El éxito de la misión derrumbó el mito de que las naves espaciales con el 13 no prosperarían. Para acallar aún más la superstición y resaltar el número, la ceremonia para premiar a Glenn se llevó a cabo el viernes 13 de abril de 1962 e ingresó en el registro congresual el 13 de octubre del mismo año.

EL PRIMERO DE PULSERA

En 1950, Jaeger-LeCoultre presentó su primer reloj de pulsera con alarma y lo llamó Memovox, en otras palabras: la voz de la memoria. El modelo llegó a obtener la cualidad de objeto de deseo. Con el tiempo, creció; se le incorporó visualización de la fecha y una alarma para cronometrar el tiempo del parquímetro. Hacia fines de los años cincuenta se decide crear su versión marina con temporizador visual (en el bisel interno) y una alarma acústica (que también vibraba en la zona de la caja). La caja exterior permitía la transmisión del sonido de la alarma bajo el mar.

En Estados Unidos empezó a conocerse como Polaris (en honor a la estrella que había cautivado a los navegantes de la antigüedad) y en Europa, como el Montre de plongeur E859. Presentaba tres coronas con el patrón de sombreado cruzado típico de los relojes SuperCompressor. La primera corona ajustaba el tiempo, la segunda giraba el bisel interno para calcular la inmersión y la tercera giraba el anillo central para alinear la flecha con la hora de la alarma.

El modelo LeCoultre Polaris Memodate (1967), subastado por Phillips para el mercado estadounidense es icónico por sus diales de marcación con sello Memodate, a diferencia de los demás que llevan la inscripción Memovox. Y combina dos aspectos extremos, pero complementarios en esta pieza: las complicaciones auditivas y el valor práctico de un reloj deportivo.

El Lucky 13 está revestido en oro, tiene segundero central y en su esfera se repite el número 13.

El Polaris Memodate es un reloj pulsera para buzo, hecho de acero inoxidable y fabricado en 1967.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *