LALIQUE: BRISA FLORAL

El amor por la naturaleza inspira a los artesanos de Lalique para crear la nueva colección Botánica un homenaje a las flores y sus delicadas siluetas.


Piezas Flor de Cerezo en cristal estampado en oro y esmaltado en negro.

En el mundo del diseño, Lalique tiene un lugar destacado. Sus creaciones giran alrededor de tres conceptos: la femineidad, la flora y fauna; siempre utilizando el cristal como un lienzo para producir piezas que brillan por su elegancia y delicadeza. La artesanía de la marca resalta los contrastes entre las transparencias y los tonos ámbar, púrpura o verde con el cristal esmerilado. Los elementos de pátina de oro y esmaltes también están presentes.

El reinado de las flores en la nueva colección Botánica es total: la flor de cerezo, peonias, lirios del valle y las orquídeas son protagonistas en vasijas, esculturas, jarrones y floreros. La precisión del modelado, la pureza de los materiales y el juego de los reflejos resaltan en cualquier rincón. Lalique deja pasar la luz, inmortaliza la naturaleza y nos invita a admirar estas cinco piezas.

NATURALEZA INMORTAL
La flor de cerezo, representativa de la cultura japonesa y que florece durante la primavera, fue la inspiración para piezas decorativas iluminadas con oro y esmalte aplicado a mano. Ya sea en la edición en cristal transparente o en la limitada de 88 piezas en ámbar, estos floreros capturan la belleza y delicadeza de esta flor.

Manteniendo las flores como tema guía, las peonias, símbolo de prosperidad, belleza y honor, adornan cuatro cuencos de distintos colores. El tallado rodea el cristal de manera natural y se une a la curvatura del diseño. Además, el modelado de estas piezas recuerda el proceso de la escultura lost wax, en que el artesano rompe el modelo de yeso y sale a la luz su obra de arte.

Los lirios del valle no podían faltar, pues son los favoritos de René Lalique, maestro y creador de la marca. Sus pequeñas flores en forma de campanas dejan pasar la luz de una manera sutil, mientras que sus hojas largas y onduladas toman su lugar.

Las orquídeas protagonizan el decantador: seducción y sensualidad es todo lo que esta pieza quiere transmitir y proyectar. Un ramo de orquídeas en el tapón simula una planta real. Su acabo satinado brinda un terminado refinado.

Las esculturas también forman parte importante de esta colección. Flora, diosa de la primavera en la mitología romana, cuida de manera silenciosa la grandiosidad de la naturaleza. Las flores de cerezo en su espalda evocan el florecimiento y la gracia. Solo se han producido 99 piezas.

Hablamos de magia artesanal para productos funcionales o decorativos que dejan una huella emocional en quienes los poseen.


Floreros pequeños en cristal, en tonos ámbar, violeta, incoloro y verde.


Escultura Flora, en cristal incoloro y escultura Wolf en cristal gris.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *