MIDO: LA VIDA EN ROSA

El último modelo de la colección Rainflower, de la compañía suiza Mido, es una delicada versión en tono pastel que recuerda la flor de loto.


La esfera puede admirarse a través de la caja cubierta con un cristal de zafiro con tratamiento antirreflectante.

La arquitectura del ArtScience Museum de Singapur es la musa de Rainflower, la reciente colección para mujeres de Mido, la marca de relojería fundada en 1918 por Georges Schaeren.

Así, vemos la forma de la flor de loto del edificio representada en la esfera de los relojes, al igual que sus líneas puras y curvas suaves en el resto del diseño. Es más, el nombre de esta colección, Rainflower, fue elegido por el agua de lluvia que cae sobre el techo del museo y que se recupera para ser reutilizada, apostando por el concepto de sostenibilidad.

Esta vez, el foco de atención lo tiene un cuarto modelo de la colección Rainflower, uno que abraza el color rosado. Su caja de 34 mm de acero inoxidable tiene tratamiento de PVD –técnica de recubrimiento con vapor en oro rosa, su correa está teñida también en el mismo tono delicado y su esfera blanca con acabado granulado está adornada con la flor de loto grabada en el centro y con ocho zafiros rosa en los bordes.

Además, la esfera tiene un espacio para la fecha (a la altura de las seis) y la caja, que tiene el número de serie grabado, y es resistente al agua hasta una presión de 30 metros. El reloj incorpora un movimiento automático, el Calibre 80, que garantiza hasta 80 horas de reserva de marcha, característica que se encuentra grabada y al descubierto en el reverso de la caja transparente.

Cuando hablas de Mido hablas de tecnología e innovación, materiales de alta calidad y una estética que rinde homenaje a glorias arquitectónicas. Y con este modelo no cabe duda.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *