NOMOS: ENCUENTRO CON LA NATURALEZA

Un elegante color ciruela es el punto de partida para la creación de Tetra Plum, la última obra de Nomos, una marca que otorga a sus relojes detalles sofisticados.

El otoño guarda cierta magia y es inevitable sentirse cerca de la naturaleza en esa época, sobre todo en el hemisferio norte, que cautiva con esa imagen nostálgica y sus colores sobrios y delicados, como el ciruela que, en el nuevo imaginario de Nomos, no solo es una fruta, se transforma en el color protagónico de la nueva entrega del Tetra, un reloj que a lo largo de 25 años obtuvo la categoría de pieza icónica.

Manteniendo su clásica caja cuadrada y de relojería mecánica, el Tetra Plum se viste con un espíritu elegante y exhibe una anatomía seductora. En el dial, la intensidad del tono violeta da vida a las agujas, numerales e índices de plata creando el contraste ideal.

Este nuevo miembro de la familia Tetra posee una caja de acero inoxidable de 29.5 mm. Su cristal es de zafiro y para agregar más armonía a la perfección, la correa es de un gris delicado en ante. Además, el Calibre DUW 4301 manual conserva la tradición relojera de los artesanos de Nomos y otorga una reserva de marcha de 43 horas.

Este reloj consigue su objetivo: que baste una mirada a la muñeca para transportarnos a la tranquilidad de un paisaje otoñal. Y Nomos sabe de este tipo de bellezas: su hogar es Glashütte, una zona sajona al sur de Berlín, con inspiradoras vistas a bosques y colinas. Una escena que parece haber sido atrapada en el Tetra Plum.

CON SU CLÁSICA CAJA CUADRADA EL TETRA PLUM SE MANTIENE ELEGANTE Y AHORA AÑADE ALGO DE INTENSIDAD CON EL TONO VIOLETA DE SU DIAL.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *