ORIS: UN LUGAR EN LA HISTORIA

La compañía suiza presenta una nueva versión de su icónico Big Crown Pointer Date, bañado completamente en bronce.

La relojería inspirada en la aviación marca un hito en la historia de ambas industrias. La necesidad de contar con instrumentos precisos de navegación aérea, que estuvieran a la altura, hizo que estas piezas estén siempre en permanente evolución tecnológica y estética.

En 1938, Oris creó el reloj Big Crown Pointer Date. Sus múltiples características avalan su lugar en el podio de los grandes: una gran corona que podía ser fácilmente manipulada por un piloto, incluso con guantes; grandes cifras arábigas, por lo que el tiempo se leía rápidamente; bisel estriado de fácil agarre; y aguja central pointer para la fecha. Era simple, lógico, útil y funcional.

A esto se suma una de las grandes decisiones de Oris en su historia: no usar cuarzo para producir sus relojes y hacerlos completamente mecánicos. “El papel del Big Crown Pointer Date en la decisión de Oris, a mediados y finales de la década de 1980, de rehacer la empresa con solo relojes mecánicos fue esencial”, explica Rolf Studer, director ejecutivo adjunto de Oris. “Tenía una historia, un propósito y un valor emocional con el que las novedades efímeras del cuarzo no podían competir. Se convirtió en un emblema de Oris y en símbolo del dramático renacimiento de la industria relojera suiza”, continua Studer.

Hoy, el nuevo Oris Big Crown Bronze Pointer Date da un paso adelante en cuanto al diseño y el impacto que este tiene: el dial está revestido en bronce sólido, un material que recuerda las raíces industriales de la firma y que, con el tiempo, adquirirá una pátina que contará su propia trayectoria.

Para el Dr. Rolf Portmann, presidente honorario de Oris, la continua relevancia del Oris Big se debe a su diseño simple y atractivo. “En cierto modo, me sorprende que todavía esté aquí, pero fundamentalmente, Big Crown es un diseño que tiene sentido. Así es Oris y a los consumidores les gusta.”

Los modelos Big Crown seguirán impresionando a los más fieles admiradores de la belleza y el diseño. Serán siempre, además de precisos, capaces de hacernos pensar que los objetos que cuentan una historia merecen quedarse.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *