PERNOD RICARD – MÁRCIO SILVA Y PABLO PASTI: LOS ARTISTAS DE LA COCTELERÍA

Márcio Silva, dueño de la Guilhotina Bar, en Sao Paulo y Pablo Pasti Mangialavori, jefe de barra de Limantour, en cuidado de México, llegaron a Lima gracias a Pernod Ricard, la firma francesa de bebidas Premium. dos referentes de la coctelería mundial que tomaron Lima por unos días para demostrar por qué su creatividad detrás de la barra es tan famosa.

No solo los unen varios años de amistad, también la misma esencia artística. Sus bares, que se posicionan entre los 50 mejores del mundo, son considerados la desconexión perfecta. La complicidad, el talento y los secretos de su oficio los llevaron a participar, en Lima, de Clase Maestra 2019, la convención más grande de coctelería en Sudamérica. Márcio y Pablo coinciden en que la investigación y el equilibrio son fundamentales para crear mezclas perfectas. Eso y la diversión.

¿Cómo llegó la coctelería a sus vidas?
Márcio: A los 17 años me fui a vivir a Inglaterra y un año después empecé a trabajar en bares. Así conocí al maestro de los mejores bartenders de Inglaterra en ese momento. Aprendí de él y luego viajé mucho por Europa para seguir estudiando coctelería.
Pablo: A los veintitantos llevé un curso de coctelería, porque me gustaban las fiestas. Luego viajé a México, atravesé unos momentos difíciles y me quedé sin trabajo. Es así que empiezo a laburar en bares. A los 34 entro a Limantour.

Ser responsable de un bar es tarea difícil.
Márcio: Ser dueño es estar muy orgulloso de tu equipo. Soy muy feliz con ellos. Son chicos que son muy trabajadores, gente que quiere prosperar en la vida, no solo en el mundo de la coctelería.
Pablo: En Limantour tenemos una estructura distinta. Si bien soy el responsable, todos tienen diferentes obligaciones. Se dividen tareas bajo cierta supervisión, pero todos trabajamos felices porque somos un solo grupo. El esfuerzo de uno siempre es el esfuerzo de todos.

Esfuerzo que los ha llevado al éxito de hoy.
Márcio: La Guilhotina solo tiene dos años y siete meses, pero desde el principio hemos logrado cosas buenas. En el 2017 estuvimos dentro de los 10 nuevos mejores bares del mundo; solo teníamos cinco meses de apertura. Ahora somos uno de los mejores de Latinoamérica.
Pablo: Es lindo que te conozcan y valoren tu trabajo. Ahora hay más oportunidades para viajar, aprender, impartir tu cultura, enseñar. Creo que la idea es compartir con otros todo lo que sabemos.

¿Cuál es el secreto? ¿Talento? ¿Disciplina? ¿Ambos?
Márcio:
Para ser un buen bartender no hay que pensar en esto como solo una industria de bebidas, sino como una industria en la que hay personas. Quienes están detrás del proceso deben prosperar contigo. Lo mismo se aplica a los consumidores: debemos ofrecer la oportunidad de experimentar. A mí me conquista ver a las personas en ese trance. Pero claro sin disciplina ni esfuerzo, como grupo humano de trabajo, no habríamos llegado adonde estamos hoy.

¿Cuáles son sus exigencias al preparar un trago?
Márcio: Me gusta mezclar y que los cocteles estén equilibrados. La coctelería es como elaborar piezas musicales. Si un instrumento está desafinado, entonces todo falla. Prefiero investigar y estudiar hasta que me salga perfecto.
Pablo: Pues el balance, que los ingredientes estén frescos y que todo sea simple y concreto. Además, divertirme en el momento de prepararlo. Imagínate, si yo no me divierto, tampoco se divertirá el que lo toma.

¿Qué anuncian las tendencias en coctelería?
Márcio:
Todo estará ligado a la gastronomía. Aplicaremos nuevas técnicas de cocina en los bares y será más divertido. Estoy feliz porque me encanta cocinar y manipular los alimentos.
Pablo: Nosotros, en Limantour, ya estamos armando la nueva carta con puro cacao. Queremos hacer muchos tragos de cacao, pero que no se-pan a chocolate.

¿Cómo los ha recibido el Perú?
Márcio:
Pernod Ricard nos trajo como parte de Clase Maestra 2019 y expusimos sobre algunos tragos de nuestros bares. Enseñé sobre negocios, la experiencia del bar y lo que hago con Havana Club y Altos Tequila.
Pablo: Además de que nos llevaron a comer a todos lados y todo estuvo muy rico, hemos probado la coctelería peruana. Siempre que viajamos enseñamos los tragos emblemáticos de Limantour y, en este caso, los que hacemos con Beefeater, Chivas, Havana Club y Altos Tequila.

Enseñanza, innovación y agradecimiento, conceptos clave para crear, compartir y aprender en el proceso. Márcio y Pablo vislumbran las técnicas gastronómicas como futuras aliadas estratégicas de la coctelería y no dudan en conceptualizar sus trabajos como la forma más divertida y feliz de hacer arte.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *