RIEDEL: IMPACTO VISUAL

Los vasos Laudon generan un efecto de apasionamiento instantáneo. Sus detalles retro, sus brillantes colores y la frescura de sus formas se unen para dar un nuevo aire a los momentos más especiales.

Riedel es una de esas marcas que en vez de clientes tiene fieles seguidores y fanáticos. Su trabajo de cristalería es reconocido no solo por su calidad, también por la tradición involucrada en cada pieza. Nació en la época del art nouveau a fines del siglo XIX, en la antigua Bohemia, región de artesanos especializados en cristal que se mantiene a la vanguardia en la fabricación de objetos únicos.

Esa exclusividad y perfección es lo que ha perseguido la familia siempre, incluso en esa búsqueda del color que comenzó con Franz Xaver Riedel, perteneciente a la quinta generación, quien creó tonos novedosos utilizando el uranio para obtener un amarillo y verde fluorescentes. En 1914, su sobrino nieto Josef Riedel, quien dirigió la empresa durante diez años, desarrolló diferentes matices. Con el tiempo, estas innovaciones llevaron a la empresa a convertirse en un referente internacional.

Sobre este crecimiento, Georg J. Riedel ha afirmado: “Nosotros, los Riedel, tenemos mucha suerte, pero también contamos con inteligencia, diligencia y pasión”. Aspectos que les han permitido reinventarse con confianza y abarcar más escenarios, como el desarrollo de vasos para bebidas no alcohólicas. Como explica Georg J. Riedel, “la sensualidad del sabor muestra que los diseños de Riedel pueden fabricarse también para estas bebidas”, explicó.

El mejor ejemplo es la colección Laudon, lujo cotidiano que convierte el momento de beber en una experiencia memorable. Son seis colores llenos de energía, una vibrante forma de crear un punto focal en cualquier bar o mesa. Estos vasos son perfectos para whiskies, cocteles o jugos. Su funcionalidad les permite adecuarse a todo tipo de evento, desde almuerzos familiares al aire libre hasta cenas formales. Miden 8.2 cm de alto y tienen una capacidad de 295 ml.

Estas piezas han sido desarrolladas con una máquina específica para tratar el cristal de alta calidad. Los vasos Laudon son pequeñas obras de arte, una muestra del diseño clásico de Riedel fusionado con el entusiasmo de emocionantes colores.

Esta colección confirma que en cuestión de diseño las marcas evolucionan y reformulan constantemente sus objetivos, sobre todo aquellas que entienden la transformación de su público. Así, marcas tradicionales encuentran el balance: mantener la alta calidad de sus productos, pero sumando una visión contemporánea.

ESTOS VASOS PUEDEN SER USADOS PARA UN EVENTO FORMAL O UNA CELEBRACIÓN CASUAL.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *