RIEDEL: VIAJE SENSORIAL

La nueva propuesta de la cristalería de lujo, Riedel Winewings, evoca la forma de las alas de un avión y permite disfrutar los aromas y sabores del vino rojo, blanco y del champagne.

Georg Riedel, el hombre tras la empresa austriaca Riedel The Wine Glass Company (junto a su hijo Maximilian), tiene una larga carrera como diseñador de cristalería. Entre sus creaciones, además de vasos para refrescos y cafés, hay copas específicas para vinos. Copas que, por cierto, están hechas con la siguiente sapiencia: la forma y el tamaño influyen en el goce del sabor y en el aroma del vino elegido.

Entonces, ¿cómo nace Riedel Winewings? La historia relata que, en el verano del 2018, un cliente retó a Georg a crear la copa definitiva para el llamado rey de las uvas, el cabernet sauvignon. Georg empezó dibujando a mano, sentado en la mesa de su cocina, con el deseo de crear algo revolucionario y funcional. Con el tiempo, emergió un nuevo formato de copa: tenía el fondo plano, era amplia y evocaba las alas de un avión, incluido los alerones. Experimentaciones, catas y algunos prototipos después, y este diseño se convirtió en el punto de partida para una colección de siete copas que representan las variedades de uva más populares, la Riedel Winewings.

LA PRIMERA IMPRESIÓN
“Cuando estás evaluando tu vino en la copa, todo entra por los ojos, luego hueles y después pruebas”, asegura Georg Riedel. Por eso creó este original diseño “de fondo plano y amplio, con forma como de alas porque aumenta la superficie en la que está expuesto el vino, incrementando sus niveles de evaporación y logrando un aroma mucho más intenso”. Para esto último, también curvó las paredes y calibró el diámetro del borde de las copas.

En definitiva, desarrolló siete copas novedosas. Tres para las variedades de vinos tintos, tres para las de vinos blancos y una para los champagne o vinos espumosos. “Quizá no es la colección más bella estéticamente, pero sí es brutalmente funcional, llevando los aromas y sabores de los vinos en un vuelo propicio”, indica Riedel. Así, estas copas son las herramientas perfectas para apreciar realmente una bebida y reconocer sus características únicas. Apuesta segura: si tu vino pudiera elegir una copa, sería una Riedel y, sin duda, una de la colección Riedel Winewings.

EN RIEDEL, EL DISEÑO DE COPAS PARA TINTOS SE BASA EN LA VARIEDAD DE LA UVA Y EN SUS ATRIBUTOS. CONSIDERANDO EL IMPACTO QUE LA PIEL DE LA UVA TIENE EN SUS COLORES Y TANINOS, LOS VINOS PUEDEN CATEGORIZARSE EN INTENSIDAD LEVE, MEDIANA O POTENTE.


Existen tres copas para vinos blancos, una para el chardonnay, otra para el riesling y otra para el sauvignon blanc.
De izquierda a derecha: Copa Winewings pinot noir, Copa Winewings chardonnay y Copa Winewings cabernet sauvignon.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *