SWATCH: ESCENAS URBANAS

Lo clásico y lo moderno se fusionan en los nuevos modelos Skin Irony de la marca suiza Swatch. Caracterizados por su delgadez, desafían todas las reglas.


Swatch nace en 1983 con la fusión de las marcas suizas ASUAG y SSIH. Nicolás Hayek, empresario de origen libanés, tuvo la innovadora idea de producir relojes que contaran con la calidad suiza, pero asequibles.

La versatilidad es el gran valor de esta nueva época, sobre todo para los más jóvenes que buscan en un reloj no solo funcionalidad, también una capacidad camaleónica: ir de lo formal a lo informal o del día a la noche sin que esos cambios demanden una gran inversión de tiempo.

La nueva colección de Swatch, los relojes Skin Irony, se mueven en la dimensión de lo urbano casi convertidos en clásicos modernos. Su diseño es minimalista, delicado, práctico, pero de carácter inquieto. Son los relojes más delgados de la marca, lo que habla de la capacidad de Swatch para la reinvención. Con una caja de 6,70 mm de grosor, su ligereza se convierte en su mayor virtud.

Los recién estrenados seis modelos tienen una caja metálica de 42 mm de acero inoxidable, satinado o pulido, con una esfera de líneas limpias que se une a una correa de piel o de caucho. Poseen, además, una resistencia de 3 bar y sus colores dominan el juego de los contrastes. Representan moda y un estilo juvenil.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *