THE MACALLAN – GIANPAOLO MORSELLI: EL PODER DE UNA BEBIDA

El lujo está en la calidad. The Macallan llegó oficialmente al Perú, oportunidad para conversar con el embajador de la marca escocesa, Gianpaolo Morselli, sobre la historia del whisky y el futuro de la firma en Latinoamérica. Una entrevista apta para expertos y principiantes.

Su relación con el whisky empezó temprano. Lo probó por primera vez a los 13 años con su padre y en casa. El sabor fuerte no le agradó, pero el tiempo y las nuevas experiencias cambiarían su historia. En Brasil, donde nació, dirige una empresa de minería que vende a joyeros y lidera una agencia de viajes. Su aventura con el whisky, de manera profesional y emocional, empezó hace ocho años y casi como una casualidad. “The Macallan llegó a mi país y buscaba un embajador. Un amigo me recomendó porque necesitaban a alguien que gustara del whisky y que conociera gente en el mercado de lujo”. Parecía que todo estaba escrito.

¿En qué consiste el trabajo de un embajador?
En evangelizar a la gente, así lo llamo yo. Cuando me convertí en embajador, fui a Escocia para aprender más y me di cuenta de que me gustaba mucho esta bebida, pero la de calidad. Lo que me gusta de este trabajo es poder llevar el conocimiento a la gente, ofrecerles algo excelente y que se enamoren del whisky a través de nuestra marca.

Whisky significa ‘agua de la vida’ ¿Por qué?
En el año 400 a. C. el whisky se producía como medicina, la gente lo tomaba como analgésico y antiséptico. Entonces era muy malo, no conocían el proceso de destilación. Con los siglos, se dieron cuenta de que cuando el whisky se quedaba en los barriles de madera, cambiaba de color y aroma, y su sabor era más agradable. Así empezó a incorporarse el envejecimiento en el proceso de producción. Luego, notaron que los barriles de árboles más viejos generaban una bebida más compleja y que el roble era la madera ideal, porque tiene más aceites. The Macallan surge en 1700, pero en esa época en Escocia no se podía producir ni vender whisky como trago, solo como medicina. En 1824 nace oficialmente cuando ya había caído el puritanismo.

Si hablamos de sabores y aromas, ¿cómo distinguimos un whisky de buena calidad?
La calidad tiene que ver con la complejidad. Tiene un color más pronunciado, ya que uno más claro sería porque no pasó tanto tiempo en el barril de madera o porque no era de una madera madura. El color depende del tipo de roble; los más comunes en las destilerías son los americanos y los europeos. El americano tiene un color amarillo con sabores y aromas a vainilla; el europeo, en cambio, tiene un color rojo con sabores y aromas a frutas. Eso sí, el color tiene que ser natural, porque hay destilerías que le ponen colorantes y no debe ser así.

The Macallan se reconoce como lujo, placer y calidad.
Somos la única destilería que hace sus propios barriles y que utiliza robles con 100 años de edad. Además, la mayoría del contenido de nuestro whisky proviene del primer uso de los barriles, por lo tanto, sale con más aceite y es más complejo. Somos la marca de whisky que ha recibido más premios y distinciones en su historia. Incluso, nos consideran el Petrus de los whiskies. En las subastas, hemos alcanzado los valores más altos: el último fue de 1,5 millones de dólares por una botella de 60 años.

¿Para una bebida especial, una pieza especial? ¿Qué tanto importa la cristalería para el whisky?
Mucho. Un buen vino puede arruinarse en la copa equivocada y puede realzarse en la correcta; sucede lo mismo con el whisky. Uno como The Macallan no puede servirse en una copa abierta y recta, porque no disfrutarás sus aromas y sabores. Tiene que ser una de tallo corto y con curvatura, como la Glencairn. El agua es bienvenida, pero no se debe diluir mucho. La dosis debe ser de hasta 30 ml de whisky puro y hasta 30% de agua, es decir, hasta 10 ml de agua. Ese es el límite. Hasta 30% estás añadiendo sabor, después de eso se lo estás quitando. Personalmente, solo me gustan dos o tres gotas de agua.

The Macallan llegó oficialmente al Perú este año.
Sí, ahora tenemos un distribuidor oficial y mayor control. Hemos llegado con la familia Triple Cask. El contenido de sus botellas viene de tres barriles diferentes: roble americano exbourbon, roble americano exjerez y roble europeo exjerez. Después de haber sido envejecidos, el contenido de los tres barriles se mezcla. Creamos tres etiquetas: 12, 15 y 18. No solo tienen un envejecimiento diferente, sino que el porcentaje cambia en cada uno. Por ejemplo, el de 12 tiene un porcentaje más alto de roble americano exbourbon; el de 15, de roble europeo exjerez; y el de 18, de los tres por igual. Así logramos sabores y aromas diversos. Estamos muy desarrollados en otros mercados, pero en términos de crecimiento, Latinoamérica es el número uno y donde está el futuro. Países como Perú, Brasil y Argentina son las promesas para seguir avanzando.

¿Cuál es el momento perfecto del día para tomar un whisky?
Si es para catar, la mañana es ideal porque tus sentidos están alertas, algo perfecto para sentir los aromas y sabores. Yo tomo poco, pero bien. En mi caso disfruto de una dosis casi todos los días. Me gusta hacerlo entre amigos, quizá después de la cena. Una dosis limitada siempre es bienvenida. Hay personas de 100 años que lo toman a diario y, para ellas, ese es el secreto de su salud.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *