ULYSSE NARDIN: UNA AVENTURA EXTRAORDINARIA

Todo empezó con cronómetros exitosos en el mundo de la navegación. Hoy la firma de relojería Ulysse Nardin encarna el espíritu de los océanos, representa el alma del explorador y apuesta por los deportes más extremos. Los últimos lanzamientos para su colección Diver son la prueba más intrépida de ello.


La regata de mar abierto Vendée Globe está programada para el 8 de noviembre del 2020.

Un desafío: la regata de mar abierto Vendée Globe. La competencia, que comenzará el 8 de noviembre, empezará y finalizará en Les Sables d’Olonne, en el departamento de Vendée, Francia. Los participantes navegarán 40 075 kilómetros en barcos monocasco de vela, sin paradas o asistencia técnica, enfrentando en solitario las condiciones del frío helado, los vientos huracanados y las olas gigantescas. Ulysse Nardin, cronometrador oficial del evento, ha creado dos relojes que estarán a la altura de la competición, el Diver X Cape Horn y el Diver X Nemo Point. “Vendée Globe será un desafío para los Ulises modernos que se enfrentarán a sus miedos y a las fuerzas de la naturaleza para completar una odisea de proporciones épicas”, sostiene Patrick Pruniaux, CEO de Ulysse Nardin.

Los nombres de los relojes hacen referencia a los puntos por los que pasarán los navegantes en este viaje alrededor del mundo. Así, Cape Horn es la zona al sur de Chile donde se encuentran los océanos Pacífico y Atlántico, y en la que se enfrentarán a icebergs y corrientes peligrosas. Nemo Point, por su parte, es un punto en el Pacífico Sur considerado el más alejado de la tierra. Ahí lidiarán con corrientes giratorias y la fuerza centrípeta.

Además de los nombres, las diferencias están en la caja, el bisel y la correa. El Cape Horn tiene caja de titanio negro, bisel de titanio y carbono negro y una correa de tela en negro con amarillo; mientras que Nemo Point tiene una caja de titanio natural, bisel de caucho azul y correa de tela en azul con rojo.

En común sí tienen mucho. Ambos, con cajas de 44 mm, vienen en ediciones limitadas de 300 ejemplares, llevan sus coordenadas geográficas y la ruta de la regata estampadas en la parte de atrás (fondo), incorporan un movimiento UN-118 que garantiza la precisión en cualquier hemisferio y cuentan con una esfera en la que puede admirarse un segundero pequeño, una ventana para la fecha (a la altura de las 6 horas) y una X en relieve que responde al concepto del factor X que introdujo la firma en la industria de la relojería: formas y diseños que quieren superar las expectativas.


Los relojes Diver X Cape Horn y Diver X Nemo Point poseen una reserva de marcha de 60 horas y una hermeticidad de 300 metros.

LA ERA DEL HIELO

Otra de las novedades de la colección Diver de Ulysse Nardin es el Diver X Antarctica. Se trata de una oda al trabajo que hizo el fotógrafo Sebastian Copeland -que forma parte del equipo de amigos de la firma- sobre el continente más austral de la Tierra. Copeland es activista medioambiental, sus imágenes han dado la vuelta al globo (en la CNN, el New York Times y Paris Match, por ejemplo) y sus libros son testimonio de su cruzada a favor de la Antártida. Según él, “ayudar a las personas a enamorarse de su mundo es un catalizador para querer salvarlo”.

Este reloj también está hecho en honor a otros que, como él, son exploradores de este lugar de icebergs azules y aguas congeladas. Está formado por una caja de 44 mm de titanio con bisel giratorio de caucho blanco y una esfera gris arenosa con el nombre de la relojería. La X marcada en el centro y los toques de color azul hielo se relacionan con los icebergs que flotan en el mar. Su correa de caucho blanca mate rememora las líneas limpias y austeras del continente. Por si fuera poco, guarda similitud con los Diver X Cape Horn y el Diver X Nemo Point: su movimiento es el UN-118. Además, contiene un pequeño segundero y una ventana redonda para la fecha y, junto a las coordenadas del continente (90° de latitud), tiene la ruta de la regata Vendée Globe estampada en el fondo del reloj.


Con su tercer libro, “Arctica: The Vanishing North” (teNeues), Sebastian Copeland ganó el galardón a fotógrafo del año en los Premios Internacionales de Fotografía de Tokio 2016.




La Antártida no tiene coordenadas de longitud, solo una ubicación de 90° de latitud.

UNA VERDADERA ULISES

La amiga de la marca, Alessia Zecchini, campeona de apnea (buceo libre), se ha vuelto la primera mujer en unirse al equipo de embajadores de Ulysse Nardin. Ella es italiana, tiene 27 años, empezó a practicar buceo a los 13 años y hoy detenta varios récords mundiales. La apnea tiene como esencia la suspensión voluntaria de la respiración bajo el agua mientras se recorren largas distancias o se desciende hasta grandes profundidades.

Su llegada coincide con el diseño de cuatro nuevos relojes de buceo, el maridaje perfecto entre potencia y delicadeza, para la línea femenina Lady Diver. Con una caja delgada de 39 mm, vienen en azul oscuro, negro, nácar y gris claro. Si bien todos tienen un movimiento automático UN-816, cristal abombado, un bisel unidireccional y los índices horarios de diamantes -inspirados en la superficie brillante del mar-, el que sobresale es el gris claro bautizado como Great White. Este reloj de edición limitada incluye el dibujo de una buceadora de apnea en el fondo y una correa de caucho texturizada, que evoca las escamas de los peces y las olas. Pura maestría.

Sin duda, los últimos lanzamientos de Ulysse Nardin, que ha escrito algunos de los mejores capítulos en la historia de la alta relojería, son piezas ideales para seres sedientos de libertad y aventura.


Alessia Zecchini detenta el récord mundial en Apnea de Peso Constante (CWA) con una cifra de 113 metros, siendo considerada “la mujer más profunda del mundo”). También tiene el récord mundial de la Confédération Mondiale des Activités Subaquatiques (CMAS) en Apnea Dinámica por alcanzar los 250 metros.


El primer reloj de buceo femenino Lady Diver se lanzó hace 12 años.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *