W&W2020 – CARTIER: FUERA DE LO COMÚN

Novedades que son el diálogo más claro entre los códigos clásicos y las formas geométricas más particulares. Encuentros inesperados entre la diversidad y la opulencia.

Nuevo en el repertorio creativo de la maison, la característica peculiar del Maillon es su brazalete de cadenas de eslabones redondeados, voluminosos, densos, descentrados, en secuencia y alineados en diagonal. Así, hasta parecen moverse al mismo ritmo que la elegancia de la pieza impone. “Quisimos deconstruir el típico brazalete y que el diseño trascienda a través de un enfoque en el volumen. En este caso, la emoción se encuentra en el movimiento y en la tensión”, explica la directora creativa Marie-Laure Cérède. La torsión enfatiza el dial hexagonal de 16 x 17 mm y, en general, la geometría. Se trata de una pieza de oro de 18 quilates con movimiento de cuarzo.

Las grandes noticias no acaban y, por ello, se presentan seis versiones. Una en oro amarillo y con un zafiro en la corona. Otra en oro rosa. Una tercera ostenta oro blanco, un diamante en la corona y un bisel engastado con diamantes. La cuarta propuesta se define en oro rosa, diamantes en la corona, en el bisel y en el brazalete. La quinta versión aparece en oro blanco con diamantes en todo su diseño, incluso en la esfera sin índices. La sexta presume de oro amarillo y un dial esmaltado en negro y eslabones a juego; además, incorpora diamantes en la corona, la caja y el brazalete. De esta obra solo existen 50 piezas.

Maillon, que significa eslabón en francés, une el estilo y la artesanía. Es un manifiesto de técnica y creatividad. Una constante entre el deseo de lo que parece imposible y una realidad que asombra.


Los Maillon en oro rosa y en oro blanco con solamente la corona y los biseles con diamantes tienen, en sus biseles, 24 de estas piedras preciosas engastadas de corte brillante.


El Maillon en oro rosa tiene 400 diamantes en la corona, la caja y el brazalete. El Maillon en oro blanco decorado completamente con diamantes posee 486.

El reloj Maillon con la esfera esmaltada en negro lleva 580 diamantes y se trata de una edición limitada de 50 piezas.

FORMA Y FIGURA

Vivir a lo grande y lejos de los cánones. Para personas con esta filosofía están pensadas las últimas piezas de la serie Pasha de Cartier. Basadas en el modelo original de 1985, mantienen el cuadrado con las manecillas dentro del círculo de la esfera, los cuatro números arábigos de gran tamaño para las horas y la corona con una cadena incorporada (aunque ahora incluye una espinela azul o un zafiro).

Esta vez, Pasha llega con 13 opciones diferentes en materiales como el acero, el oro rosa, el oro amarillo y el oro blanco: desde los relojes más sencillos, pasando por los que parecen joyas a causa de sus diamantes, hasta las versiones esqueleto. Una pausa para los suspiros.

La mayoría de estas alternativas tienen el brazalete o la correa -en acero, oro cuero- intercambiables, gracias al sistema QuickSwitch patentado por Cartier, que está bajo la caja y funciona con una simple presión. En el caso específico de los brazaletes en acero y oro rosa, estos añaden el sistema SmartLink, que permite ajustar su largo sin la necesidad de una herramienta, pues cada eslabón está equipado con un pulsador para sacar la barrita de fijación y retirar o agregar uno de los eslabones.

El alma de los nuevos Pasha también está dotada de un fondo de zafiro que dejar ver su calibre automático. Casi todos tienen el movimiento 1847 MC que resiste los poderosos campos magnéticos a los que se ve sometido un reloj a diario. ¿Cómo? Utiliza componentes de níquel fósforo en su interior, así como un escudo integrado en la caja de una aleación antimagnética. Además, tiene una reserva de marcha de 40 horas.

Los Pasha, de carácter unisex, son queridos y deseados. Asumen sus excesos y los reivindican como señal de fuerza.


Los Pasha son herméticos, debido a su diseño con ensamblado atornillado. La hermeticidad es de hasta 100 metros.


Existe un Pasha de edición limitada de 100 piezas. Ha sido fabricado en oro blanco, engastado con diamantes (la esfera tiene 318 de talla brillante) y lleva el Calibre 530MC, un movimiento mecánico de carga automática.

Las versiones esqueleto del Pasha vienen en oro blanco, oro rosa y acero. El de acero tiene movimiento mecánico de carga automática 9624MC con reserva de marcha de 48 horas.

Con los Pasha, Cartier estrena un nuevo grabado personalizable: iniciales bajo la cubierta de la corona. No se ven a no ser que la corona sea desenroscada.

CLUB SELECTO



Cartier Privé rinde tributo a los relojes legendarios de la maison y este año es el turno del Tank Asymétrique. En 1917, una época en que los relojes eran redondos, Cartier presentó el Tank con su caja rectangular y generó una revolución. En 1936 apareció el Tank Asymétrique, también conocido como Parallélogramme o Losange, un rombo que desplazó todo en la esfera 30 grados hacia la derecha.

Así, en los actuales Tank Asymétrique el 12 se encuentra en el ángulo superior de la derecha y el seis en el lado opuesto. En lugar de números romanos, los números son árabes y pares, y las correas de cuero de aligátor se han fabricado a medida por los efectos que genera la torsión. Son seis presentaciones, todas ediciones limitadas de 100 piezas numeradas. Tres de ellas tienen el movimiento 1917 MC que requiere de cuerda manual. Una de las variantes es de oro rosa con esfera gris, correa del mismo tono y corona con cabujón de zafiro. También está la de oro amarillo con esfera champán, correa marrón y corona con cabujón de zafiro. O la de platino con esfera plateada, correa gris y corona con cabujón de rubí para los más discretos.

Las otras tres variantes son más extravagantes, pues contienen el movimiento esqueletizado 9623 MC, hecho para estas piezas, con estructura expuesta a través de la caja. Están disponibles en oro rosa con correa marrón o gris y corona con cabujón de zafiro; en platino con correa azul negra y corona con cabujón de zafiro; y en platino con correa azul brillante o negra, pero engastada con diamantes.

Solo basta verlos para saber que los Tank Asymétrique cuestionan el orden establecido de las cosas.


Tres de los Tank Asymétrique, de la colección Privé, tienen movimiento mecánico de cuerda manual 1917 MC.


Entre los nuevos Tank Asymétrique de la colección Privé destaca el de estilo esqueleto con la caja y hebilla engastadas con 250 diamantes de talla brillante.

BUENOS AIRES

Louis Cartier, el fundador de la firma, tenía un gran amigo, el aviador Alberto Santos-Dumont. En su honor, en 1904, creó el primer reloj de pulsera para hombres, para que de esta manera él pudiera ver la hora durante sus vuelos. Entonces, era una pieza de bisel cuadrado y tornillos que hoy llega en cinco nuevas interpretaciones.

La primera, el modelo Santos-Dumont XL que late al compás del movimiento mecánico 430 MC de cuerda manual y goza de una reserva de marcha de 38 horas. Con esta nueva escala de 46.6 mm x 33.9 mm, la esfera se ve más amplia y generosa, pero no pierde su clásica delicadeza: agujas en forma de espada, caja satinada con efecto rayos de sol y las iniciales S=D, de Santos-Dumont en el fondo. Este modelo XL viene en oro rosa con correa de piel de aligátor gris y corona con cabujón de zafiro; también en acero con correa de piel de aligátor azul marino y corona con cabujón de espinela azul; y en una mezcla de oro rosa y acero (perfecta para los fans de las fusiones), con correa de piel de aligátor negra y corona con cabujón de espinela azul.

Se le suman otros cuatro modelos de relojes en ediciones limitadas y con grabados de los planos originales del piloto. Allí está Le Brésil: caja de 43.5 x 31.4 mm en platino, esfera plateada, agujas en forma de espada plomas, los 12 números romanos metálicos pulidos, un rubí en la corona y correa de cuero gris. En el reverso está grabado el diseño del primer artefacto de Santos-Dumont, creado en 1898 y llamado Le Brésil. El más bello, según el aviador.

También está La Baladeuse con su caja de 43.5 x 31.4 mm en oro amarillo, esfera champán, agujas en forma de espadas azules, corona con cabujón de zafiro y correa de cuero verde brillante. Detrás tiene el perfil de La Baladeuse, el dirigible motorizado experimental con el que Santos-Dumont surcó los cielos en 1903.

El modelo Le 14 BIS con caja de 43.5 x 31.4 mm es de acero, bisel de oro amarillo, esfera gris antracita, agujas en forma de espada de acero dorado, corona con espinela azul y correa gris. En la parte trasera, se luce el grabado del n°14 BIS, tributo a la aeronave descrita como “cometa con compartimentos” y con la que el piloto se convirtió en el primero que completó un vuelo de 220 metros controlado por un organismo oficial, en 1906.

Por último, está el modelo La Demoiselle de Santos-Dumont. Creada en 1908, La Demoiselle fue una de las primeras naves que se produjeron en serie. El reloj, en platino y con cabujón de rubí, lleva como protagonista una correa con tejido panamá, pues el piloto siempre llevó este tipo de sombrero. En la esfera, en el cuadrado central, otra referencia al tejido. Aquí, Cartier -tradicionalmente vista en una de las varillas del VII- se ve reemplazada por el nombre Santos. Ir más lejos fue probablemente el leitmotiv de Alberto Santos-Dumont y, sin duda, de cada una de las novedades de Cartier.


Son cinco los nuevos modelos de los relojes Santos-Dumont. Uno de ellos es el XL que viene en oro rosa, en acero, y en mezcla de oro rosa y acero. El de oro rosa tiene la corona engastada con un cabujón de zafiro.


El reloj Santos-Dumont La Baladeuse es una serie numerada de 300 ejemplares y el Santos-Dumont Le Brésil solo existen 100 piezas.


El reloj Santos-Dumont Le 14BIS es una edición limitada de 500 piezas.

El reloj Santos-Dumont La Demoiselle posee un tamaño XL de 46.6 x 33.9 mm, y se limita a 30 piezas numeradas y grabadas. Viene con un estuche de madera lacada.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *