W&W2020 – IWC: ESPECTÁCULO A LA VISTA

La familia Portugieser crece, se trata de una de las colecciones más tradicionales de la firma.


Portugieser Yacht Club Cronógrafo con caja de 44 mm de acero inoxidable y brazalete en oro rojo de 18 quilates y acero inoxidable.

La inspiración para los primeros relojes de la familia Portugieser viene del mar y la navegación. Y hoy esa colección sigue creciendo con modelos contemporáneos.

La relojería es un mundo de posibilidades y esta línea lo demuestra. IWC Schaffhausen lanza por primera vez un reloj deportivo que incorpora la nueva indicación de mareas desarrollada por IWC, el Portugieser Yacht Club Luna y Marea. Esta funcionalidad es posible gracias a un sistema llamado tren de ruedas, capaz de ajustar la secuencia de las mareas altas y bajas con el ritmo de las horas. Para quienes practican deportes acuáticos es un cálculo útil, pues es necesario saber a qué tipo de mar se enfrentarán. Cuenta también con un indicador doble de fase lunar a las doce que indica las mareas vivas y las muertas. La correa está fabricada en caucho azul con detalles textiles y la caja de oro rojo de 18 quilates.

Junto a este gran modelo, IWC también ha trabajado en la tercera generación del Portugieser Yacht Club Cronógrafo. Lo más significativo de sus tres versiones es la función flyback, que permite que las agujas del cronómetro puedan volver a marcar cero con solo pulsar una vez el botón de restablecer e iniciar. El resultado de esta generación son tres modelos con cajas de 44 mm en acero inoxidable y oro rojo de 18 quilates, además de funcionales brazaletes metálicos. Dentro, se ha colocado el Calibre IWC 89361, que indica las horas y los minutos en una esfera a las doce. Creaciones exquisitas, como el océano.


En el Portugieser Yacht Club Luna y Marea el módulo para el indicador doble de fase lunar y el indicador de mareas están impulsados por el Calibre IWC 82835.

PERFECCIÓN Y REPUTACIÓN

El mecanismo en el que se han centrado los relojes Portugieser Haute Horlogerie es el tourbillon, que se puede ver a través de la esfera. Para mostrar esta tecnología se han creado dos modelos generales del que se derivan otras versiones: el modelo Portugieser Tourbillon Rétrograde Cronógrafo combina un tourbillon con indicador de fecha retrógrado y un cronógrafo. De este, existen dos versiones: uno con caja Armor Gold de 18 quilates, un material de gran dureza con una esfera azul y detalles de inspiración náutica. La segunda versión es en platino. Ambas cuentan con un Calibre IWC 89900 de cuerda automática y cronógrafo que muestra las horas y los minutos en un único totalizador a las doce.

El segundo modelo es el Portugieser Tourbillon Calendario Perpetuo. Aquí también se han fabricado dos versiones. La edición boutique con caja de Armor Gold de 18 quilates, esfera azul, agujas y apliques chapadas en oro y correa de piel azul de santoni. Y la segunda, en caja de platino, esfera chapada en plata, agujas y apliques en rodio. Son piezas que están diseñadas para lucir con orgullo.

EL PORTUGIESER HAUTE HORLOGERIE PRESENTA DOS MODELOS QUE COMBINAN EL TOURBILLON CON INDICADOR DE FECHA RETRÓGRADO Y CRONÓGRAFO; Y CON UN CALENDARIO PERPETUO, RESPECTIVAMENTE.


La edición boutique del Portugieser Tourbillon Calendario Perpetuo (derecha) tiene caja de Armor Gold de 18 quilates y el Portugieser Tourbillon Rétrograde Cronógrafo (izquierda) tiene caja de platino.

TODO EN UNO

La función del calendario perpetuo se diseñó por primera vez en los años ochenta y se incluyó en la colección Portugieser en el 2003. Los grandes maestros relojeros actuales, siguiendo el ejemplo de Kurt Klaus, creador de este movimiento, siempre buscan ampliar y mezclar diseños, calibres y complicaciones para sorprender. Esta vez, la del calendario se suma a un movimiento de manufactura IWC de la familia de Calibres 82000, creando el Portugieser Calendario Perpetuo 42.

El calendario está programado para reconocer la diferente duración de los meses y añade un día extra a finales de febrero cada cuatro años. La fecha, el mes y el día de la semana se distribuyen en tres subesferas a las tres, seis y nueve, dentro de la caja de 42 mm. Se han producido tres modelos. Dos con caja de oro rojo de 18 quilates y el tercero en acero inoxidable.

Para ofrecer algo muy especial se ha creado una edición boutique de 44 mm con cuatro subesferas: fase lunar, mes, día y fecha. Además, por primera vez, un indicador de año de cuatro cifras. Está disponible con caja de Armor Gold de 18 quilates, esfera azul y correa de piel azul de santoni.

La perfecta sincronía de las complicaciones es lo que convierte a estos relojes en leyenda.


Portugieser Calendario Perpetuo 42 con caja de oro rojo de 18 kilates.

Todos los Portugieser Calendario Perpetuo 42 cuentan con cuerda automática Pellaton, con componentes de cerámica de óxido de circonio y reserva de marcha de 60 horas.

HISTORIA ETERNA

Inspirado en el modelo IWC Portugieser 325 original de 1939, el Portugieser Automatic 40 rinde homenaje al diseño simple y limpio en un tamaño más pequeño, al que se le ha incorporado el nuevo Calibre 82200 y un segundero independiente a las seis en punto. Este movimiento cuenta con un sistema de cuerda Pellaton que no se desgasta con el tiempo. Otro de los detalles es el cierre plegable de mariposa que se adapta a los distintos tamaños de muñeca, especialmente las más pequeñas. Están disponibles cuatro versiones, tres en acero inoxidable con esfera en plata o azul, y apliques y manecillas en oro, rodio o azules. La cuarta referencia es en oro rojo de 18 quilates con la combinación de colores típica de la marca: dial de plata, segundero en azul y correa de cuero marrón de santoni. Todos con caja de 40 mm.

Para quienes quieren un tamaño mayor, están las dos versiones del Portugieser Automático con caja de 42mm. Dentro del dial se ha colocado el segundero y el indicador de reserva de marcha en las posiciones enfrentadas, a las tres y a las nueve. Uno de ellos tiene una caja de oro rojo de 18 quilates, esfera azul; y el segundo caja de acero inoxidable con esfera burdeos.


Portugieser Automático 40 con caja de oro rojo de 18 quilates y correa de piel de aligátor marrón de santoni.


Los relojes Portugieser Automático de 42 mm están accionados por el Calibre IWC 52610.


El nuevo Portugieser Automatic 40 tiene una reserva de marcha de 60 horas.

PUROS Y FUNCIONALES

Los Portugieser Chronograph incluyen el instrumento clave para poder medir y visualizar de forma independiente intervalos de tiempo. Los tres nuevos modelos con este mecanismo tienen el nuevo Calibre IWC 69355 y actualizaciones estéticas que son fieles a la historia de esta pieza. La inclusión del color es la principal característica. Uno con esfera burdeos y el otro con esfera verde, ambos con caja en acero inoxidable. La edición boutique llega con caja de oro rojo de 18 quilates y esfera azul. Todos llevan un fondo de caja transparente de cristal de zafiro.

La fuerza de la naturaleza se plasma en el diseño de estos instrumentos, sinónimos de osadía y aventura.

LOS PORTUGIESER CHRONOGRAPH CUENTAN CON DOS TOTALIZADORES INTEGRADOS A LAS SEIS Y A LAS DOCE, ADEMÁS NÚMEROS ARÁBIGOS Y AGUJAS TIPO FEUILLE.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *